El reino de la vigilancia: en Arabia Saudita los hombres tienen una aplicación para controlar qué hacen las mujeres

Internacionales
Lectura

Cuando superó los 20 años, Rana intentó manipular la aplicación Absher para irse de Arabia Saudita, pero su padre le negó el permiso usando esa herramienta que organizaciones de derechos humanos

buscan que Apple y Google retiren de sus tiendas online.

Las ONG de derechos humanos cuestionan el uso de la aplicación. (EFE)

Las ONG de derechos humanos cuestionan el uso de la aplicación. (EFE)

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Rana (no es su nombre, pero lo eligió como seudónimo por motivos de seguridad) quiso que su progenitor y tutor le autorizara tener un pasaporte mediante la app, que es gratuita y permite que los hombres vigilen los movimientos de las mujeres.

─Nosotros no viajamos afuera. ¿Por qué lo necesitás? ─le preguntó el papá, que sospechó que pretendía escaparse y le gritó.

Pero eso no la acobardó: consiguió averiguar la contraseña y en su nombre pidió el pasaporte usando Absher. Y luego lo recibió en su casa.

"Muchas mujeres sauditas hacen como yo, porque hay padres mayores que necesitan a sus hijos e hijas para abrir cuentas y hacer los trámites digitales. Eso facilita conocer datos y aprovechar", explica Rana.

Tenía el documento, pero le quedaba el salto final: sentarse en un avión con rumbo desconocido.

Finalmente renunció. Les pasa a muchas, porque necesitan tener el celular del responsable en el momento del viaje.

Según Rana, la aplicación "persigue los movimientos y manda al tutor un mensaje con el nombre de la mujer, el aeropuerto y el vuelo antes de que despegue el avión, entonces se puede rechazar el viaje electrónicamente".

Agrega, desde un punto del reino que prefiere no revelar: "Ese es el gran obstáculo que tenemos las sauditas cuando queremos escapar".

Absher pertenece al Ministerio del Interior y además sirve para que los ciudadanos canalicen la mayor parte de sus trámites sin necesidad de ir a una oficina gubernamental.

Los hombres pueden registrar a mujeres o menores bajo su tutela y concederles o negarles permisos para, por ejemplo, matricularse en una escuela, viajar fuera del país o incluso para casarse.

Este esquema se basa en el régimen de tutela del varón: en Arabia Saudita una mujer está controlada por un hombre desde que nace hasta que muere.

La situación de "esclavitud" de las sauditas cobró más visibilidad en los últimos meses gracias al caso de Rahaf Mohammed al Qunun, la chica que huyó de su familia y de un matrimonio concertado y en enero obtuvo asilo en Canadá.

Amani al Ahmadi, asesora de la organización Euro-Mediterranean Human Rights Monitor, también logró huir del reino y señala que Google y Apple deberían retirar una aplicación que es "inmoral".

El consejero delegado de Apple, Tim Cook, dijo la semana pasada en la radio pública norteamericana NPR que no sabía nada de la app pero "consideraría" investigar cómo se usa.

De todos modos, como dice Ahmadi, remover la aplicación solo sería un primer paso: habría que ir más allá y eliminar el régimen de tutela que humilla a las sauditas.

La especialista espera que el Gobierno, bajo presión internacional, lo tome en consideración. Pero el reino el 16 de febrero condenó la "campaña tendenciosa" contra la aplicación: no es "una herramienta de control" sino "esencial y directa" para hacer trámites administrativos "en cualquier momento y desde cualquier lugar".

El vocero del Ministerio del Interior, Mansour Al-Turki, defiende la app. (AFP)

El vocero del Ministerio del Interior, Mansour Al-Turki, defiende la app. (AFP)

Mohamed al Yusef, un saudita de 36 años, acompaña la visión oficial: le parece que hay una "propaganda exagerada" y en realidad Absher facilita la vida de todos. Incluyendo a las mujeres que se sienten esclavas.

Por Isaac J. Martín. Agencia EFE. AEZ