miamiherald

"Una expresión de descontento sin respuesta aún en otras unidades"

Internacionales
Lectura

La abogada caraqueña Rocío San Miguel tiene más dudas que certezas sobre el alzamiento que protagonizó ayer un grupo de militares de la Guardia Nacional. Es presidente de la ONG Control

Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional y una de las más respetadas expertas sobre las cuestiones castrenses en Venezuela. Sin embargo, sostiene que el levantamiento ilumina el nivel de malestar que existe contra el gobierno de Nicolás Maduro en amplios sectores del estamento militar.

“Es una expresión de descontento que no ha encontrado respuesta aún en otras unidades militares”, afirma en una conversación con Clarín. San Miguel sostiene que Venezuela se encamina hacia una peligrosa inestabilidad e ingobernabilidad “catastrófica”, cuyo desenlace es impredecible.

-¿Qué produjo la sublevación del grupo de militares en Caracas?

-Es una expresión de descontento y descomposición que existe en la fuerza armada, en especial por factores socioeconómicos. El hambre y la miseria lo padecen los militares y su familia como el resto de los venezolanos. Pero no ha tenido eco en otras unidades militares. Ni hay quiebre en la institución.

Mirá también

Frenan una rebelión militar en Caracas y reprimen a civiles que salieron en su apoyo

-¿Por qué tiene reservas sobre el alzamiento de ayer?

-Por un lado, me llama la atención que no hayan sido detectados en todo el recorrido que efectuaron en Caracas. Se pasearon del este al oeste y al norte de la ciudad y no fueron detenidos hasta que llegaron al destacamento de Cotiza. Por cierto, las dos unidades involucradas en los hechos de Macarao y Petare ya habían sido señaladas como sublevadas el año pasado.

-¿El destacamento de Cotiza no es un sitio estratégico?

-No tiene poder de fuego. Sus entradas y salidas están controladas. Y los insurrectos solo exhortaron a la gente a salir a la calle, además de desconocer al régimen.

-¿Cómo catalogaría Usted entonces esta asonada militar?

-Es que es un poco difícil catalogarla como asonada militar porque no había ningún oficial de comando involucrado en el episodio. Eran oficiales de menor graduación.

-¿Entonces los llamados a los militares a restituir el hilo constitucional de Juan Guaidó, el presidente del Parlamento, cayeron en saco roto?

-El llamado de Guaidó no es para que los militares den un golpe. Su llamado es para que los militares no permitan la violación de los derechos humanos y los constitucionales. Y mantenerse institucionales.

Mirá también

Juan Guaidó ofrece una amnistía para los militares que abandonen a Nicolás Maduro

-¿Qué cree que hay en el fondo de estos pronunciamientos militares?

-Si sumamos la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia contra Guaidó y la Asamblea Nacional, creo que hay una guerra de desconocimiento mutuo y recíproco entre el régimen y la Asamblea que deriva en la inestabilidad. El régimen va con todo para evitar que se produzca la marcha del 23 de enero.

-¿Y cómo lo puede evitar si la gente ya está en la calle?

-Lo evitará con detenciones contra Guaidó y la directiva del Parlamento. El régimen está decidido a aplastar a la oposición en lo inmediato. Además ha convocado contramarchas del chavismo para el 23 de enero. Pero también le puede salir el tiro por la culata si reacciona la comunidad internacional.