Crece la protesta en Francia contra el aumento de los combustibles: hay más de 400 heridos

Internacionales
Lectura

Los Chalecos Amarillos franceses, esos grupos de clase media empobrecida que protestaban inicialmente el sábado contra el alza de combustibles, continuaron con sus bloqueos de rutas el domingo y amenazan con

transformarse en desobediencia civil. La movilización de 280.000 personas del sábado se extendió al domingo y al menos 40.000 personas se desplazaron. Desde su inicio han dejado una manifestante muerta, 409 heridos, entre ellos 28 policías, y 157 detenidos.

Los heridos se producen por enfrentamientos con las fuerzas del orden o por incidentes con ciudadanos que no quieren atravesar los bloqueos, los manifestantes se lo impiden y los automovilistas los llevan por delante. La única muerte fue en similares condiciones. Una conductora que llevaba a su hija al hospital llevó por delante a una manifestante jubilada de 63 años, que nunca había participado en la manifestación, en Savoie. Se encuentra bajo control judicial.

En una acción espectacular el domingo, Disneyworld fue bloqueada por los manifestantes. Instalaron sus barreras en el estacionamiento del lugar y bajo la vigilancia de la policía, bloquearon siete de los nueve accesos y permitieron el acceso gratuito de los visitantes. El precio del parking en Disneyworld es 30 euros la hora.

Enfrentamientos. La policía antidisturbios intentó dispersar a los manfiestantes que cortaban una ruta en Caen, en el noroeste de Francia, este domingo. /AFP

Enfrentamientos. La policía antidisturbios intentó dispersar a los manfiestantes que cortaban una ruta en Caen, en el noroeste de Francia, este domingo. /AFP

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir

La empresa Vinci, que controla autorutas y peajes, dijo que hubo “una intensificación de las manifestaciones”, que incluye bloqueos de peaje, estaciones de servicios e incluso supermercados cerrados por precaución. Ellos al menos contabilizaron 50 acciones en las grandes autorutas. ”Operación peaje gratuito” fueron las acciones del domingo de los manifestantes. Las autoridades recomendaron a la población no salir a la ruta si no era absolutamente necesario.

La protesta ha superado el alza de combustibles para una clase media que vive en pequeños pueblos y debe recorrer en automóvil varios kilómetros para ir a trabajar, o hacer las compras o visitar un hospital. Es el poder de compra perdido, el aumento de impuestos sin fin, la desertización sanitaria en amplias zonas de Francia porque los médicos no quieren instalarse contra quienes ellos protestan.

El este del país, la Costa Azul y Normandía fueron las zonas más perturbadas por los bloqueos. El alcalde republicano de Troyes, el ex ministro de economía François Baroin llamó al gobierno “a escuchar este mensaje de alerta profunda” que representa la manifestación de los Chalecos Amarillos. ”No puede hacer como si nada hubiese pasado. Los Chalecos Amarillos no es otra que la clase media que está en plena interrogación sobre su futuro, sobre su poder de compra. Ellos piden a Emmanuel Macron que escuche. Espero que los escuche”, dijo, tras llamar” a trabajar en el plano fiscal, los impuestos, que deben bajar” .

Mensaje. Un cartel en una ruta bloqueada cerca de Le Mans, en el noroeste de Francia, recuerda las grandes marchas de 1968 en París. Los manifestantes rechazan no sólo el aumento de los combustibles, sino también de los impuestos y la caída del poder adquisitivo de sus salarios. /AFP

Mensaje. Un cartel en una ruta bloqueada cerca de Le Mans, en el noroeste de Francia, recuerda las grandes marchas de 1968 en París. Los manifestantes rechazan no sólo el aumento de los combustibles, sino también de los impuestos y la caída del poder adquisitivo de sus salarios. /AFP

Los testimonios de estos “nuevos pobres” son tremendos. Evelyn acompañó los bloqueos en Saint Gervais La Foret. Después de haber trabajado toda su vida en una farmacia mayorista, ella gana con su jubilación 1100 euros al mes. “Tengo un pequeño auto diésel con 120.000 kilómetros. Ahora me vienen a hacer creer que contamina más que los aviones, los yates y todos los que ellos me hacen pagar como contribuyente. La comida no deja de aumentar y hasta comprar una torta el fin de semana se ha convertido para mi en un lujo”, protesta.

Sin sindicatos que los respalden, sin creer en los partidos, los Chalecos Amarillos quieren ser escuchados por sus penas, por su abandono y no por su ideología. Se sienten las víctimas de las élites, que están lejos de sus vidas cotidianas y gobiernan para “la metrópoli”, con “ambiciones de ecologistas de ciudad, que nunca pusieron un pie en el campo ni vieron como crece una planta”.

Llenar el tanque subió de 45 a 65 euros y los Chalecos amarillos deben recorrer hasta 80 kilómetros diarios para llegar a sus trabajos. Con un salario que ni supera los 1.300 euros mensuales, necesitan al menos 350 euros para el auto.

Fuego. Manifestantes lanzan proyectiles contra la policía, mientras bloquean una autopista en Virsac, cerca de Burdeos, en el sur de Francia, este domingo. /AFP

Fuego. Manifestantes lanzan proyectiles contra la policía, mientras bloquean una autopista en Virsac, cerca de Burdeos, en el sur de Francia, este domingo. /AFP

“Se ha vuelto un lujo ir a trabajar, encontrar un lugar en la sociedad cuando uno habita en el campo. Vivir en las ciudades es imposible. Nada vale menos que 2500 el metro cuadrado en una ciudad de provincia. Ni hablemos de Paris, Bordeaux o Lyon. Son inabordables. Ahora quieren darnos 4.000 euros para comprar autos ecológicos. ¿Cómo los vamos a mantener?” se pregunta Daniel, que vive en Bois, en la región de la Loire.

Cuando los manifestantes llegaron al palacio del Eliseo el sábado, el presidente Macron se encontraba pasando el fin de semana en su casa de La Lanterne, en el parque de Versalles, antes de partir el domingo hacia Alemania. Así y todo fue visitado por manifestantes en La Lanterne pero el jefe de Estado no salió a su encuentro.

El gobierno aseguró que no cambiará su rumbo con respecto a su política fiscal y ecológica, a pesar de la movilización de los Chalecos Amarillos. El ex ministro del interior de Macron, Gerard Collombe, que renunció hace un mes y medio, “llamó a estar a la escucha en los territorios de los chalecos amarillos para escuchar a nuestros ciudadanos”.

El primer ministro Edouard Philippe fue la cara del gobierno en esta nueva crisis. ”Uno puede manifestar pero bloquear un país cuando los servicios de emergencia tienen necesidad de circular o cada uno tiene necesidad de circular, evidentemente no es aceptable”, precisó.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.