Donald Trump sugiere que "asesinos a sueldo" pudieron haber matado al periodista saudita

Internacionales
Lectura

El presidente estadounidense, Donald Trump, insinuó este lunes por primera vez que un grupo de “asesinos a sueldo” podrían estar detrás de la desaparición del periodista saudita Jamal Khashoggi,

crítico con la monarquía de Riad, de quien se ignora su paradero desde que el pasado 2 de octubre entrara al consulado de su país en Estambul.

El caso ha venido complicando cada vez más las relaciones entre el ultraconservador reino saudita y sus aliados occidentales, con Estados Unidos y las potencias europeas a la cabeza. Las principales capitales, como Londres, Berlín y París, han pedido una “investigación creíble”, mientras Riad ha rechazado las críticas a su opaco manejo del tema.

Forenses. Policías de Turquía en el interior del consulado de Arabia Saudita en Estambul (AFP).

Forenses. Policías de Turquía en el interior del consulado de Arabia Saudita en Estambul (AFP).

“Me sonó como que tal vez esto debió ser obra de asesinos del hampa a sueldo. ¿Quién sabe?”, señaló Trump ante los periodistas momentos antes de embarcar en el avión presidencial rumbo a Florida. El presidente hizo estas declaraciones después de asegurar que el rey saudita, Salmán bin Abdelaziz, le había dicho momentos antes por teléfono que desconocía qué sucedió con Khashoggi, un periodista que escribía para el diario The Washington Post y que, según sus familiares y amigos, fue asesinado en el consulado de su país en Turquía. El mandatario sostuvo que el monarca había negado “muy, muy fuertemente” la participación en un supuesto crimen. Asimismo, Trump anunció que su secretario de Estado, Mike Pompeo, partiría de inmediato a Arabia Saudita para hablar directamente con el rey. El sábado, Trump había amenazado a su gran aliado saudita con un “castigo severo”. Este lunes, en cambio, mencionó la posibilidad de que los presuntos asesinos fueran “elementos incontrolables”.

En su diálogo con Trump, el monarca saudita precisó que su país trabajaba con las autoridades turcas para esclarecer lo sucedido a principios de octubre. En efecto, la policía de Estambul inició este lunes a la noche el registro del consulado saudita en esa ciudad en el marco de la investigación conjunta. Los turcos buscaron indicios sobre la suerte del periodista desaparecido, quien se distanció de la monarquía cuando el actual príncipe heredero, Mohamed bin Salman, ascendió a posiciones de poder.

Según los datos de que se dispone hasta el momento, Khashoggi entró al consulado del reino en Estambul el pasado 2 de octubre para recoger unos documentos que necesitaba para poder casarse con su novia turca, que se quedó esperando fuera del edificio. Desde entonces, no se tiene noticia del paradero del periodista, que era muy crítico con la monarquía de la casa de Saud.

La semana pasada, amigos de Khashoggi aseguraron tener la certeza de que el periodista fue asesinado en el consulado e incluso de que su cadáver fue troceado y sacado en maletas por un grupo de agentes enviados desde Riad para esa misión. Sin embargo, el Gobierno del presidente Recep Erdogan no ha comentado oficialmente esas acusaciones. Mientras el gobierno saudita asegura que el periodista disidente salió de la legación diplomática, las autoridades turcas dicen lo contrario.

Declaración. Donald Trump y su mujer, Melania, llegan a Florida. Antes, el presidente informó sobre su diálogo con el rey saudita en torno al periodista desaparecido (AP).

Declaración. Donald Trump y su mujer, Melania, llegan a Florida. Antes, el presidente informó sobre su diálogo con el rey saudita en torno al periodista desaparecido (AP).

De acuerdo con The Washington Post, Turquía habría informado a las autoridades de Estados Unidos de que disponía de grabaciones de video y audio que demostrarían que el periodista fue asesinado en el consulado. Al parecer, según esas fuentes, Khashoggi ingresó con un reloj especial, dotado de un dispositivo de grabación conectado al celular de su novia, que lo aguardaba afuera. Los turcos dicen sottovoce que la mujer grabó el interrogatorio, la tortura y la muerte de su novio. Poco después de su desaparición, fuentes turcas dijeron a The Washington Post que al menos 15 sauditas ingresaron al consulado tras llegar de Riad. Uno de ellos eran un experto forense.

Líderes mundiales como el secretario general de la ONU, António Guterres, y el presidente francés, Emmanuel Macron, entre otros, han pedido que se esclarezca el caso.

Este lunes, tras haber revisado el consulado saudita en Estambul en el marco de un acuerdo con el gobierno saudita, los policías turcos dejaron el edificio diplomático en seis vehículos y sin hacer declaraciones. El operativo se realizó un día después de una entrevista telefónica entre Erdogan y el rey Salmán. Erdogan pidió varias veces sin éxito a las autoridades sauditas que proporcionen imágenes para demostrar que Khashoggi salió efectivamente del consulado.

La Bolsa saudita se recuperaba este lunes tras un domingo negro provocado por el escándalo, con un derrumbe del 7%. Varios emprendimientos multimillonarios occidentales fueron suspendidos por el caso.