Nicaragua: grupos armados asesinan a un estadounidense y crece la tensión

America Latina
Lectura

Tenía 48 años y vivía en Managua. Junto a un amigo fue perseguido y acribillado por una banda parapolicial.

 

 

 

La ola de violencia que sacude Nicaragua recrudeció esta semana con el accionar de grupos armados que responden al gobierno y que suelen actuar con total impunidad. Ayer, en uno de los ataques que suelen realizar para intimidar a la población, asesinaron a un estadounidense que vivía en Managua, lo que produjo la reacción de la embajada de ese país.

 

La víctima fue identificada como Sixto Henry Viera, de 48 años, quien tenía un bar en la zona este de la capital nicaragüense. “El gobierno de Estados Unidos expresa sus condolencias a la familia del ciudadano estadounidense fallecido anoche y a todas las familias que recientemente visitaron medicina legal. La muerte de un ciudadano estadounidense es de gran preocupación para la Embajada”, dijo la representante diplomática de Washington en Nicaragua, Laura Dogu.

 

Alvaro Leiva, presidente de la Asociación Nicaragüense de Protección a Derechos Humanos (ANPD), explicó que vecinos de la zona vieron cuando Viera y un amigo fueron perseguidos y acribillados por un grupo parapolicial. Al parecer, Viera recibió el llamado de un amigo taxista que le pidió ayuda y fue en su vehículo a socorrerlo. Al llegar al lugar aparecieron civiles armados con la intención de atacarlos, por lo que huyeron.

 

Según el relato de testigos, grupos de motorizados armados que patrullan en las noches las calles de la capital los persiguieron hasta que Viera y su amigo chocaron contra un guardarrail. “Los hicieron desnudar y luego les dispararon”, contó una mujer al canal independiente 100% Noticias. Imágenes de televisión mostraron los dos vehículos calcinados y el cuerpo del norteamericano en un charco de sangre. En el lugar quedaron también ropas y zapatos.

 

En las últimas dos semanas, la violencia en Nicaragua ha crecido pese al llamado que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Amnistía Internacional (AI) hicieron al gobierno para que cesara de inmediato la represión contra los manifestantes, que ya dejó más de 100 muertos.

 

Tampoco han tenido efecto los pedidos de Estados Unidos, principal socio comercial de Nicaragua, de las Naciones Unidas (ONU), ni de la Unión Europa (UE) que han expresado su preocupación por la violencia que vive el país centroamericano a raíz de la represión.

 

Amnistía Internacional acusó el lunes en un informe al gobierno nicaragüense de usar fuerzas paramilitares, conocida como “turbas”, para reprimir las protestas. Lejos de detenerse, dos días después, la policía y fuerzas de choque del gobierno atacaron a balazos a una multitudinaria manifestación opositora que era encabezada por las madres que han perdido a sus hijos en las protestas, en una sangrienta jornada que dejó a menos 17 muertos.

 

“Todo parece indicar que la capacidad de orden y represión de la Policía fue rebasada” y que Ortega recurrió al uso “de cuerpos paramilitares, las pandillas de turbas sandinistas” para sofocar las manifestaciones, denunció el ex comandante sandinista Henry Ruiz en un artículo de opinión.

 

Este fin de semana hubo dos hechos que indignaron a la oposición y, especialmente, a los estudiantes que coordinan las manifestaciones. Lo primero fue la carta enviada por el papa Francisco a Ortega, donde evita condenar el accionar del oficialismo y pide diálogo. “Jamás es demasiado tarde para el perdón y la reconciliación”, afirma Bergoglio.

 

Por otro lado generó rechazo el anuncio del titular de la OEA, Luis Almagro, de acordar con el gobierno de Nicaragua comenzar a trabajar sobre una reforma sobre el sistema electoral, algo que llevará seis meses. Esto, sostienen en la oposición, sólo le da más aire a Ortega.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.