Histórico acuerdo entre el Vaticano y China para reconstruir relaciones luego de 67 años

Internacionales
Lectura

El Vaticano anunció este mediodía la firma con China de un histórico “acuerdo provisional sobre el nombramiento de los obispos” católicos, que marca el primer paso para la reconstrucción de las

relaciones bilaterales luego de 67 años.

El acuerdo, firmado en Beijing, define los términos de la legitimación canónica de siete obispos que fueron ordenados sin la aprobación del Papa y los procedimientos a seguir para las futuras ordenaciones episcopales.

El pacto reconoce de hecho el papel del Pontífice como Sucesor de Pedro, así como guía espiritual y de la estructura jerárquica de la Iglesia, en un punto crucial de la unidad católica como es el nombramiento de los obispos.

Una ceremonia de bautismo en la Catedral de la Inmaculada Concepción, bajo jurisdicción del gobierno de Beijing. (AP)

Una ceremonia de bautismo en la Catedral de la Inmaculada Concepción, bajo jurisdicción del gobierno de Beijing. (AP)

El acuerdo es considerado histórico porque reunifica a la Iglesia Católica china, bajo la legitimación de la figura del Papa como líder religioso. No se difundió en forma oficial el texto, porque -según fuentes vaticanas- se trata de un instrumento de trabajo flexible que “con el consenso de las partes” podrá ser mejorado y modificado durante un período de “aplicación experimental” que duraría dos años.

El convenio fue sellado por el subsecretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede monseñor Antoine Camilleri y el vicecanciller chino Wang Chao firmaron el acuerdo provisional, que según el comunicado “es fruto de un gradual y recíproco acercamiento tras un largo período de ponderada negociación”.

El acuerdo provisional representa un gesto de prudencia para ir resolviendo paso a paso los problemas, con una discusión a ultranza hasta hallar una solución compartida. Las partes se han comprometido a no tomar iniciativas unilaterales, por lo que no deberían registrarse nuevas fracturas. A partir de ahora todos los obispos chinos serán ordenados en plena y pública comunión jerárquica con el Papa.

Los obispos serán designados por el sistema que el régimen aprobó en 1957 al crear la Asociación Patriótica. Sacerdotes y lideres de los fieles votan a un candidato, que después debe ser convalidado por las autoridades de China. El nombre será enviado por vía diplomática a la Santa Sede que se tomará todo el tiempo necesario (pero sin perder tiempo) para estudiar su perfil religioso y general. El Papa podrá finalmente aprobar o vetar al candiato.

En caso de veto el Vaticano y China dialogarán “a ultranza” y el régimen puede considerar un nuevo candidato, mientras que es más difícil que el pontífice de Roma cambie de opinión.

Sacerdotes chinos, durante una misa en Beijing. Las relaciones entre la Santa Sede y China están rotas desde 1951.

Sacerdotes chinos, durante una misa en Beijing. Las relaciones entre la Santa Sede y China están rotas desde 1951.

La decisión común no significa que China y la Santa Sede establecen relaciones diplomáticas, rotas desde 1951 después que el gobierno comunista de Mao Tse Tung expulsó al nuncio apostólico del Papa, que mas tarde se instaló en Taiwán. Este es un problema complejo porque Beijing no acepta la “política de las dos Chinas” y a la larga el Vaticano deberá romper con Taiwán para enlazar relaciones con la República Popular.

El comunicado señala que la cuestión de los obispos “es de gran relieve para la Iglesia” y con el acuerdo “se crean condiciones para una colaboración más amplia a nivel bilateral, que preanuncia la voluntad de restablecer las relaciones diplomáticas.

El documento dice que el acuerdo concluye con un “fecundo y clarividente recorrido de diálogo institucional que contribuirá positivamente a la via dee la Iglesia católica en China, al bien del Pueblo chino y a la paz en el mundo”.

Se estima que en China, habitada por mil cuatrocientos millones de seres humanos, solo diez millones pertenecen a la comunidad católica, con una caída de dos millones de fieles en los útimos años, sobre todo en las áreas rurales.

En las primeras décadas del régimen comunista fue implacable la persecución de la clandestina iglesia católica leal al Papa de Roma que resistió en muy malas condiciones. En 1957, el régimen creó la Asociación Patriótica. Desde entonces hubo una iglesia “nacional y patriótica”, no reconocida por el Vaticano, y la Iglesia subterránea legítima para la Santa Sede.

Actualmente existen 112 diócesis y 31 centros adminstrativos. Los obispos son 109, de los cualess 72 pertenecen a las iglesia “patriótica y 37 a la clandestina. Los sacerdotes son 2.500 en la asociación que responde al régimen chino y 1.300 que solo reconocen la autoridad del Papa.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.