La mafia del mercado negro en Cuba y el escándalo de las 15.000 manzanas

Internacionales
Lectura

Ante la escasez crónica en Cuba de productos de amplio consumo, consecuencia en parte del embargo de Estados Unidos y las ineficientes políticas de planificación estatal, las autoridades buscan

frenar ahora el “acaparamiento”. La compra de grandes cantidades de mercancías para revenderlas a mayor precio ya es una práctica habitual. Pero ha estallado con el “escándalo de las 15.000 manzanas”.

El supermercado de La Puntilla, en el selecto barrio habanero de Miramar, recibió el 31 de agosto una inusual partida de manzanas. Los preciados frutos, raramente vistos en la isla en esta época del año, se disponían en cajas de 100 unidades para su venta al público con una sola restricción: un lote por persona.

En el preciso momento en que salían a la venta, decenas de jóvenes, claramente coordinados se agenciaron 150 cajas -15.000 manzanas en total-, las pagaron -6.750 dólares- y se las llevaron. Dejaron así las estanterías vacías para disgusto e indignación del resto de clientes.

Allí estaba el periodista cubano Iroel Sánchez, testigo de excepción de esa compra masiva, quien lo denunció días después en su blog, en un artículo titulado “Asalto en la Puntilla” y reproducido poco después en la web estatal Cubadebate, lo que generóun fuerte revuelo popular y la intervención de las autoridades.

El reportero señaló que todo ese cargamento era en realidad para un solo cliente. Y afirmó que pequeñas mafias cubanas acaparan no solo manzanas sino también pañales, carne de pollo, queso o cualquier otro producto escaso, para luego establecer sus propias redes de distribución en el mercado negro a precios mayores que los marcados por el monopolio estatal socialista.

Para ello es fundamental la connivencia de funcionarios de los supermercados y cadenas de reparto, cuyos magros salarios estatales de unos 30 dólares al mes agradecen “incentivos” por hacer la vista gorda, filtrar información o incluso entregar la mercancía al especulador y ayudarle a transportarla.

El artículo de Sánchez elevó este problema al foro de debate social en Cuba, hasta el punto de que Cimex, el grupo empresarial del Estado que monopoliza la distribución, anunció el despido fulminante de ocho funcionarios presuntamente implicados en el caso.

Un directivo del supermercado La Puntilla declaró a la agencia EFE, bajo condición de anonimato, que el incidente “no es tan feo como dicen” y negó connivencia alguna con los acaparadores. “Cada uno se llevó el máximo permitido y no pudimos hacer nada”, aseguró, tras confesar que él y sus subordinados están siendo objeto de una rigurosa investigación de las autoridades y temen perder sus puestos de trabajo.

Cuba importa casi la totalidad de alimentos que consume. Según el portal oficialista Cubadebate, las manzanas están en esa lista. Muchos de los productos de la agricultura interna son estacionales y no se dan abasto para cubrir la demanda de sus 11 millones de habitantes.

Fuente: agencias

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS