Haití: Cómo ganarse la vida en un basurero de Puerto Príncipe

Internacionales
Lectura

Changlair Aristide se ha ganado la vida en un paisaje humeante, infernal, entre los desechos malolientes de un país pobre. Como otros miles de personas, Aristide, que tiene nueve hijos, sobrevive

hurgando el vertedero Truitier, al norte de la villa miseria de Cite Soleil, en Puerto Príncipe.

Guerdy Joseph en las afueras de la casa de su amigo Changlair Aristide. AP

Guerdy Joseph en las afueras de la casa de su amigo Changlair Aristide. AP

Camiones de basura llegan al sitio las 24 horas al día, dejando 100.000 toneladas de desecho cada mes en un espacio de 81 hectáreas. Humo oscuro llena el aire mientras arde la basura. La violencia estalla cuando con los chatarreros se disputan los hallazgos más valiosos.

Changlair Aristide y su esposa Violene Mareus. AP

Changlair Aristide y su esposa Violene Mareus. AP

Según índices de pobreza, el 70,99% de las personas recibe dos dólares o menos a diario y en lo que respecta a la esperanza de vida, en 2016 un ciudadano haitiano vivía en promedio 62 años. En la misma fecha, su vecina de la isla, República Dominicana, cifraba la media en 72 años.

Para Human Rights Watch, "aproximadamente uno de cada dos haitianos de 15 años o mayor es analfabeto" y "sigue habiendo en el país más de 200,000 menores que no están escolarizados". Esto podría explicarse con el hecho de que “el 90 por ciento de las escuelas son administradas por entidades privadas que aplican aranceles que pueden resultar prohibitivos para familias de bajos ingresos”.

Un reporte de la Agencia para el Desarrollo Internacional dijo que aproximadamente la mitad de la población está desnutrida.

La desesperación y la miseria apagan cualquier sensación de optimismo.

Changlair Aristide preparándose para ir a jugar al fútbol, el deporte favorito de los haitianos. AP

Changlair Aristide preparándose para ir a jugar al fútbol, el deporte favorito de los haitianos. AP

"Es el infierno en la tierra", dice Aristide, de 36 años, que ha estado hurgando entre la basura desde 1994 y originalmente vio el trabajo como una forma de enriquecerse en el país más pobre del hemisferio occidental.

Changlair Aristide y algunos de sus hijos. AP

Changlair Aristide y algunos de sus hijos. AP

Con sus ganancias del vertedero, Aristide compró dos cerdos y construyó una vivienda con acero corrugado junto al borde de Truitier, donde vive con su esposa y tres de sus hijos. Cada día, pasa horas revisando la basura, a menudo trabajando hasta la noche para llenar una bolsa con materiales que vende cerca.

"Busco todo tipo de cosas para vender y mantener a mi familia porque no quiero que mis hijos me sigan en este pésimo trabajo", dice. "A veces Dios me ayuda. He encontrado cosas buenas en la basura, como leche, jamón, queso, arroz, pan, vino, champán y juguetes". Duce que también ha encontrado ropa, marihuana y hasta una pistola, que vendió.

AP

AP

Sin embargo, el riesgo de enfermarse es constante.

El basurero, donde viven unas 500 familias, es el centro de brotes de cólera cuando el área se inunda en la temporada de lluvias. Desechos tóxicos se filtran en el suelo, llegando a las fuentes de agua.

"No tenemos inodoros aquí", dice Rene Phanor, un residente que trabaja además para una organización de ayuda.

Changlair Aristide, en una pausa de su trabajo. AP

Changlair Aristide, en una pausa de su trabajo. AP

Él y otros dicen que los chatarreros a menudo sufren de males respiratorios crónicos, dolores de cabeza e infecciones contraídas por el uso de jeringas.

"Vivimos en una situación inhumana", dijo Phanor, que añade que no hay clínicas de salud en el lugar.

Aun así, los residentes han creado su propia comunidad, compartiendo el tiempo libre en charlas con amigos o jugando fútbol "Estamos lo más bajo entre lo bajo porque vivimos donde vivimos y hacemos lo que hacemos", dice Aristide, que lucía un chaleco de la ONU que halló en la basura. Usaba una mascarilla para protegerse.

AP

AP

Recuerda que antes del derrocamiento del presidente Jean-Bertrand Aristide en una rebelión en 2004, él tenía suficiente dinero para comprar zapatos, camisetas y pantalones, pero dice que la vida en el basurero se ha vuelto más difícil a medida en que la gente ha comenzado a reciclar y que este año no les pudo comprar nada nuevo a sus hijos.

AP

AP

"La vida es así, con altibajos", dijo Aristide. "Ellos van ir a la escuela de todas formas, aunque tenga que vender mi cerdo. Los amo".

Datos de Haití

SITUACIÓN: Con una extensión de 27.750 km2, comparte la isla La Española con República Dominicana. El país está a menos de 80 km de Cuba y a unos 1.000 km de Miami (EE.UU).

POBLACIÓN: Más de 10 millones de habitantes, de los cuales un 95% son de raza negra, descendientes de esclavos africanos. El 5% restantes son mulatos o blancos. La esperanza de vida es de 62 años. Sólo el 45% de la población está alfabetizada.

CIUDADES: La capital es Puerto Príncipe, con 2,3 millones de habitantes. Las otras grandes ciudades son Cap Haitien (norte), Gonaives (noroeste), Cayes (sur) y Jacmel (sureste).

IDIOMAS: Francés y creole.

RELIGIÓN: Catolicismo (mayoritario), protestantismo y vudú.

HISTORIA: Fue colonia española hasta 1697 y después francesa. En 1804 se convirtió en la primera república negra independiente tras la derrota de las tropas expedicionarias mandadas por Napoleón Bonaparte, que quería reestablecer la esclavitud abolida en la Revolución Francesa.

Entre 1915 y 1934 estuvo bajo ocupación militar de Estados Unidos, al que combatió una guerrilla rural. De 1957 a 1986 el poder estuvo en manos del dictador François Duvalier y luego de su hijo Jean-Claude. En 1990, el sacerdote Jean Bertrand Aristide fue elegido presidente en las primeras elecciones libres con sufragio universal.

En diciembre de 1991, fue derrocado por un golpe de Estado militar y se exilió. Volvió en 1994 tras una intervención militar de EE.UU. Uno de sus allegados, René García Préval, llegó a la jefatura de Estado en 1996. Aristide volvió a ganar en febrero del 2001, en unos comicios boicoteados por la oposición. Tras una insurrección armada y bajo presión de Estados Unidos, Francia y Canadá, dimitió en febrero del 2004 y se exilió a Sudáfrica. Desde junio de ese año se desplegó una Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (Minustah), con unos 7.000 cascos azules y otros 2.000 agentes internacionales.

SISTEMA POLÍTICO: La Constitución de 1987 prevé un régimen semipresidencial, con un primer ministro elegido por la mayoría del Senado y la Cámara de Diputados.

ECONOMÍA: El 54% de la población vive en la pobreza extrema (con menos de un dólar al día) y hasta el 71% bajo lo que se considera umbral de la pobreza (con menos de dos dólares al día).

RECURSOS: Agricultura (caña de azúcar, banana, café, mango). Pesca. Ganadería. Industria del ensamblado de componentes electrónicos y textil.

PIB PER CÁPITA: 739 dólares por persona (datos del 2005 del Banco Mundial).

DEUDA EXTERNA: Más de 2.000 millones de dólares EN 2016

Fuente: AP y Clarín

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.