Zarpazo de Recep Erdogan a un multimillonario fondo de empresas públicas de Turquía

Internacionales
Lectura

Jaqueado por una crisis financiera que sigue creciendo, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se autodesignó titular del fondo soberano de su país, que maneja cerca de 200 mil

millones de dólares en concepto de acciones de decenas de empresas estatales. El presidente firmó este miércoles el decreto oficial que designa además como vicepresidente a su yerno, el ministro del Tesoro y Finanzas Berat Albayarak.

Estos nombramientos tienen lugar en momentos en que Turquía atraviesa una dura crisis económica, marcada por una gran inflación y la caída de la cotización de la lira turca.

Hace dos años Erdogan hizo transferir el patrimonio de muchas de las empresas estatales más grandes a ese fondo, con un valor estimado de cerca de 200 mil millones de dólares. Ahora, la vicepresidencia del órgano recae en el marido de la hija de Erdogan, en cuyas manos puso el control de las políticas económicas en medio de la crisis más profunda de la moneda, desde que el líder turco asumió el poder hace 15 años.

En general, la titularidad de los fondos soberanos no está asociada a una sola persona, como ha hecho ahora Erdogan, sino que responde a un comité colectivo o a una autoridad colegiada. La finalidad es evitar maniobras de corrupción con semejantes fortunas.

Creado en 2016, al día siguiente del frustrado golpe de de Estado, el fondo tenía el objetivo de movilizar recursos para la grandes obras públicas, aunque los objetivos y estrategias nunca se aclararon públicamente.

Problemas. La inflación y la caída de la lira preocupa a la población de Turquía (EFE).

Problemas. La inflación y la caída de la lira preocupa a la población de Turquía (EFE).

Ahora, un patrimonio enorme pasa al control directo de Erdogan, que reforzó sus poderes luego de las elecciones de junio pasado con un nuevo sistema presidencial.

Entre los ejes controlados por el Fondo están las acciones transferidas por Tesoro de la compañía de bandera Turkish Airlines, del gigante de las telecomunicaciones Turk Telekom, varios bancos con participación estatal, la Bolsa de Estambul, compañías del sector energético, además del Correo y el servicio ferroviario.

Los críticos dijeron que falta aclarar cómo serán administradas estos megos recursos.

La medida se tomó en vísperas de una reunión muy esperada del Banco Central de Ankara, del cual los mercados esperan este jueves una señal fuerte con el alza de intereses.

Erdogan es hostil a un eventual aumento de las tasas de interés por lo que abogan los expertos para frenar la inflación, una posición que reduce el margen de maniobra del Banco Central turco. Si no hay suba de tasas, los analistas temen otra devaluación pesada de la moneda, que sólo desde comienzos de año perdió el 40% de su valor frente al dólar.

Los economistas ponen en tela de juicio la capacidad de Erdogan para enfrentar la crisis actual, sobre todo desde que nombró a Albayarak en julio al frente de la cartera clave de Finanzas, pese a su relativa inexperiencia.

Declive. La alta inflación está erosionando la confianza de los consumidores turcos (Bloomberg).

Declive. La alta inflación está erosionando la confianza de los consumidores turcos (Bloomberg).

La divisa turca ha estado en permanente descenso en medio de la disputa entre Ankara y Washington por la detención de un pastor estadounidense, lo que ha llevado a una serie de sucesivas represalias e imposición de nuevos aranceles a las importaciones de acero y aluminio turcos a Estados Unidos.

Sin embargo, los analistas dicen que la crisis en Turquía se viene elaborando hace años, exacerbada ahora por un presidente todopoderoso. Ilter Turan, profesor de relaciones internacionales de la Istanbul Bilgi University, dijo a DPA que Erdogan está ampliando la grieta con Estados Unidos por varias razones.

"Una de ellas es que su comprensión personal de las finanzas es fundamentalmente diferente de la de las reglas convencionales de la economía. Su sugerencia heterodoxa de que los bajos tipos de interés son clave para contener los precios es un reflejo simbólico de tal comprensión", dijo.

Lo contrario es aceptado convencionalmente como cierto: tipos de interés más altos vuelven más caros los préstamos, lo que implica que la gente ahorre más y gaste menos, lo que puede evitar que los precios sigan subiendo.

"El tipo de interés es una herramienta de explotación que hace a los pobres más pobres y a los ricos más ricos", dijo Erdogan en agosto último en un acto en la provincia de Trabzon. El año pasado, el presidente turco había argumentado que "en un país con tipos de interés altos, no es posible una bajada de la inflación".

Las teorías económicas heterodoxas de Erdogan también condujeron a la politización del Banco Ventral. La confianza del mercado en Turquía se ha erosionado demasiado para poder contener una crisis, estiman los analistas.

Fuentes: AFP, ANSA, DPA y Clarín

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS