Brasil promoverá la abstinencia sexual para combatir el embarazo adolescente

Internacionales
Lectura

El Ministerio de Mujer, Familia y Derechos Humanos de Brasil, comandado por la popular abogada y pastora Damares Alves, lanzará el próximo mes, días antes del inicio del carnaval,

una campaña dirigida a menores de entre 10 y 18 años para promover la “iniciación sexual no precoz” como forma de evitar el extendido embarazo adolescente.

Damares, como es llamada la ministra que ganó fama porexaltar el uso de vestimenta color azul para los niños y rosa para las niñas, aseguró que la campaña, que creó polémica en el país y es criticada por profesionales y gestores del sistema público de salud, está fundada en la ciencia y no valores religiosos.

“Es una demanda de la familia. El argumento que yo estoy buscando es: una niña de 12 años no está lista para ser poseída. Si me prueban, científicamente, que el canal de la vagina de una niña de 12 años está listo para ser poseído todos los días por un hombre, yo paro de hablar ahora”, declaró la ministra a Folha de S.Paulo.

El Plan Nacional de Prevención al Riesgo Sexual Precoz está enmarcado dentro de las políticas sobre “costumbres” que defiende el gobierno de Jair Bolsonaro, promotor de una agenda moral ultraconservadora apoyada por poderosos cultos evangélicos. Uno de sus más ardorosos defensores es el influyente diputado y pastor evangélico Marco Feliciano, miembro de la iglesia Catedral del Avivamiento y firme aliado del presidente de Brasil.

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro promueve una agenda moral ultraconservadora, la cual es apoyada por los poderosos cultos evangélicos. / EFE

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro promueve una agenda moral ultraconservadora, la cual es apoyada por los poderosos cultos evangélicos. / EFE

Feliciano, también uno de los abanderados en el combate a la llamada “ideología de género” y quien considera a la homosexualidad como una moda, aseguró que la campaña gubernamental en favor de la abstinencia sexual adolescente constituye una “política pública con fuerte sesgo humanista y alto contenido ético”.

“De la misma forma que existe una política pública basada en métodos anticonceptivos destinada a la parcela de los jóvenes que desea tener un estilo de vida hedonista, debe igualmente haber una política pública para la parcela de la población joven que pretende esperar el momento más adecuado para iniciar o reiniciar su vida sexual”, consideró Feliciano, quien celebró el impacto de campañas cristianas como la titulada “Yo elegí esperar”.

Ese movimiento, que busca que solteros cristianos esperen hasta el casamiento para vivir experiencias sexuales y desarrollen relaciones “sanas y duraderas”, tiene unos cinco millones de seguidores en redes sociales.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Brasil tiene una alta tasa de embarazo adolescente, por encima del promedio de América Latina. En el país, de cada 1000 adolescentes de entre 15 y 19 años, 68,4 quedaron embarazadas y tuvieron sus bebés. La mayor parte de esa población es pobre. El promedio latinoamericano es de 65,5, mientras que el global es de 46, de acuerdo a datos publicados en 2018.

Brasil tiene una alta tasa de embarazo adolescente, por encima del promedio de América Latina: de cada 1000 adolescentes de entre 15 y 19 años, 68,4 quedaron embarazadas y tuvieron sus bebés.. El promedio en la región es de 65,5. / AP

Brasil tiene una alta tasa de embarazo adolescente, por encima del promedio de América Latina: de cada 1000 adolescentes de entre 15 y 19 años, 68,4 quedaron embarazadas y tuvieron sus bebés.. El promedio en la región es de 65,5. / AP

El Consejo Nacional de Salud (CNS) de Brasil, que fiscaliza las políticas públicas para el sector, criticó la campaña del Ministerio de Mujer, Familia y Derechos Humanos, y aseguró que la información y la educación sexual son las formas más eficaces de prevención.

“Este tipo de política es perjudicial no sólo para la juventud sino para toda la población brasileña”, indicó Vanja Andréia, consejera nacional de salud en representación de la Unión Brasileña de Mujeres (UBM).

Ante la polémica, la cartera que conduce Damares explicó que “es una política pública que está siendo elaborada buscando crear conciencia entre jóvenes y adolescentes sobre las consecuencias del embarazo precoz y tomen decisiones mejor informados”.

Según la ministra, que adjudicó los cuestionamientos a su condición de pastora, lo que se busca es simplemente presentar “un método anticonceptivo más” para "hacer más amplia y completa la política de educación sexual ya implementada por el Estado brasileño, que, hasta el momento, ignoró la postergación de la iniciación sexual”.

Para Damares, “el sexo no es sólo cuerpo, exige una madurez emocional”.

Y preguntó: “¿Qué mal estoy haciendo yo a un adolescente al conversar con él sobre responsabilidad o sobre salud?”.

Brasilia, corresponsal