Pedro Sánchez no recibió a Juan Guaidó y crece la polémica política en España

Internacionales
Lectura

Aunque fugaz, la presencia en Madrid del presidente del Parlamento de Venezuela, el líder de la oposición Juan Guaidó​, sumó inestabilidad al delicado equilibrio que el gobierno español,

el primero de coalición en su historia, intenta sobrellevar desde que se formó, hace menos de un mes.

La incómoda visita de Guaidó, en gira por Europa, tensó el clima político español en este sábado lluvioso en Madrid en el que banderas venezolanas y muchos paraguas poblaron la Puerta del Sol desde temprano, donde decenas de venezolanos residentes en España y simpatizantes de Guaidó esperaron con pancartas durante horas la llegada del mayor líder opositor a la dictadura de Nicolás Maduro.

El presidente español, el socialdemócrata Pedro Sánchez​, prefirió no recibir a Juan Guaidó y dejarlo en manos de su ministra de Relaciones Exteriores, Arrancha González Laya, gesto político que aprobó con regocijo y en silencio uno de sus vicepresidentes, el populista Pablo Iglesias, y alimentó la hoguera de críticas de la oposición.

Para desmarcarse de la frialdad de Sánchez, el Ayuntamiento de Madrid recibió al “presidente designado de la Asamblea de Venezuela”, como se lo llama a Guaidó aquí, con honores.

La canciller de España, Arrancha González Laya, recibió a Juan Guaidó en Madrid. /DPA

La canciller de España, Arrancha González Laya, recibió a Juan Guaidó en Madrid. /DPA

El alcalde José Luis Martínez-Almeida, del Partido Popular, le entregó la Llave de Oro de Madrid con la que el Ayuntamiento suele mimar a los jefes de Estado extranjeros.

A las 17:25 de este sábado Guaidó entró en el Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento. Lo esperaba una alfombra azul y una banda musical. Con su mano derecha en el pecho, el venezolano escuchó los acordes de su himno, fue aplaudido y condecorado.

“Madrid no podía permanecer indiferente a la visita de un presidente cuya legitimidad reconoce España. Madrid le recibe porque es el mandatario legítimo de un país soberano”, dijo Martínez-Almeida.

El presidente del PP, Pablo Casado, el del partido de ultraderecha Vox, Santiago Abascal, y la portavoz parlamentaria de Ciudadanos, Inés Arrimadas, asistieron a la ceremonia que también contó, entre los invitados, con el ex presidente español José María Aznar y el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

“Pedro Sánchez fue el primer presidente europeo en reconocerme hace un año -dijo Guaidó en el Ayuntamiento madrileño para desdramatizar la situación-. Estoy seguro de que coincidimos en la necesidad de enfrentar a la dictadura venezolana.”

El líder venezolano agregó que Sánchez y él ya se cruzaron hace unos días en Davos y que ha sido un problema de agendas lo que ha impedido que se vieran este sábado aquí, en Madrid.

Juan Guaidó dio un discurso frente a miles de venezolanos residentes en Madrid, este sábado en la Puerta del Sol. /AFP

Juan Guaidó dio un discurso frente a miles de venezolanos residentes en Madrid, este sábado en la Puerta del Sol. /AFP

España es uno de los cincuenta países que ha reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela. “Reconozco como presidente encargado de Venezuela a Juan Guaidó, con un horizonte claro: la convocatoria de elecciones presidenciales libres, democráticas, con garantías y sin exclusiones. No daré ni un paso atrás. Por la libertad, la democracia y la concordia en Venezuela”, había anunciado por redes sociales Pedro Sánchez el 4 de febrero del año pasado.

Días antes, el líder de Podemos y hoy vicepresidente del gobierno español de coalición, Pablo Iglesias, había condenado la autoproclamación de Guaidó como presidente interino: “A (Donald) Trump y a sus aliados no les interesa la democracia y los derechos humanos en Venezuela, les interesa su petróleo. España y Europa deben defender la legalidad internacional, el diálogo y la mediación pacífica, no un golpe de Estado”, había dicho Iglesias cuyo partido ha sido más que sospechado de recibir financiamiento de Maduro.

Juan Guaidó, con el ex presidente del gobierno español, José María Aznar. /AFP

Juan Guaidó, con el ex presidente del gobierno español, José María Aznar. /AFP

“Es el precio que están pagando a Podemos, sin duda alguna, el Partido Socialista se ha separado hace mucho tiempo de ese partido socialista moderado, sensato, y ahora vemos un gobierno en manos de Podemos -dijo este sábado Inés Arrimadas, de Ciudadanos-. Ya lo advertimos antes de que se constituyera, que íbamos a tener un gobierno más pendiente de defender a Maduro que de defender la libertad y democracia de Venezuela.”

“Un honor recibir a Guaidó en Madrid como presidente legítimo de Venezuela”, dijo Pablo Casado, presidente del PP, quien no se perdió la ocasión de reunirse con el venezolano. “Tristeza porque el presidente del gobierno de España ha decidido no recibir al presidente legítimo de Venezuela. Porque pensamos que no ha estado a la altura de otros países, como el Reino Unido, como Francia, Alemania, Estados Unidos y todo el grupo de Lima que están liderando ese esfuerzo para que la dictadura de Maduro deje de cometer crímenes contra la humanidad.”

El no de Sánchez a reunirse con Guaidó aumentó el enojo de la derecha española, ya molesta con el ministro español de Transporte, José Luis Abalos, quien se reunió de madrugada con la vicepresidenta de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto de Barajas. Entre las sanciones de la Unión Europea al régimen de Maduro está la prohibición de ingreso a varios de sus ministros y el avión en el que viajaba Rodríguez a Turquía realizó una escala técnica en Madrid.

El gobierno socialista se embarulló en las explicaciones del encuentro, que intentó mantener en secreto pero no lo logró, y desde la oposición piden la renuncia del ministro de Transporte.

“Lo que tenemos es una oposición que utiliza el dolor del pueblo venezolano para intentar confrontar con el gobierno de España, un gobierno que quiere cuanto antes elecciones en Venezuela, que el voto de los venezolanos y venezolanas en una democracia plena pueda decidir su futuro”, dijo Sánchez mientras recorría algunas zonas de la región de Murcia castigadas por la borrasca Gloria, el temporal feroz que dejó más de diez muertos.

A la nochecita, Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, le entregó a Guaidó la medalla internacional de la Comunidad de Madrid, una distinción que se creó en 2017 y que nunca antes había sido otorgada.

Lo hizo en la Real Casa de Correos, sede del gobierno regional, cuyos balcones dan a la Puerta del Sol. De allí colgaban dos banderas, la española y la venezolana. Díaz Ayuso y Guaidó se asomaron al balcón a saludar a las decenas de venezolanos que coreaban “¡Presidente, presidente!”.

El líder venezolano no se privó de una selfie desde el balcón con la multitud de fondo. En España viven unos 138 mil venezolanos, más del 30 por ciento de los cuales tienen residencia en la Comunidad de Madrid.

“Que la Puerta del Sol acoja este acto significa que toda España está con Venezuela”, dijo el alcalde de la ciudad.

“Vamos a reconstruir Venezuela”, arengaba el líder de la oposición a Maduro desde un escenario montado en una Puerta del Sol en la que la gente se amontonaba para sobrellevar los 7 grados y la humedad de la llovizna que cargoseó todo el día.

Madrid, corresponsal