Los abogados de la Casa Blanca comienzan la defensa de Donald Trump en el juicio político

Internacionales
Lectura

Los abogados de Donald Trump comenzaron a presentar este sábado ante el Senado, de mayoría republicana, sus argumentos de defensa en el juicio político contra el presidente de Estados

Unidos, después de tres días de meticulosas acusaciones planteadas por los demócratas.

"Verán que el presidente no ha hecho absolutamente nada malo", dijo Pat Cipollone, abogado de la Casa Blanca ante los 100 miembros del Senado, que deberá decidir si el 45º presidente de Estados Unidos debe ser destituido de su cargo.

Cipollone fue el primero en hacer uso de la palabra para exponer los argumentos iniciales durante un encuentro legislativo excepcionalmente organizado un fin de semana y a unos 300 días de los comicios presidenciales de noviembre, en los que Trump buscará su reelección.

Los fiscales demócratas de la Cámara de Representantes, que acusaron a Trump el 18 de diciembre, concluyeron el viernes por la noche la presentación de su detallado informe que solicita la destitución del presidente por sus presiones a Ucrania para obtener un rédito político personal.

Los congresistas opositores designados por la Cámara de Representantes para ejercer la acusación en el juicio acusaron a Trump de "engañar y trabajar duro para ocultarlo" y hasta lo llamaron "dictador".

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, entra este sábado al Congreso, en un fin de semana inusualmente agitado por el impeachment a Trump. /AFP

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, entra este sábado al Congreso, en un fin de semana inusualmente agitado por el impeachment a Trump. /AFP

El legislador Adam Schiff, jefe de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes estadounidense, volvió a pedir un "juicio justo", aludiendo a la reticencia republicana a permitir la declaración de testigos y el aporte de documentos en el marco del impeachment.

"No hay un caso de robo en una tienda. Es una cuestión de crímenes mayores y delitos menores", afirmó Schiff, y reiteró el pedido de un juicio "justo para el presidente y justo para el pueblo estadounidense".

El congresista demócrata Jerrold Nadler llega este sábado al Senado con un carro de documentos usados para acusar a Donald Trump en el juicio político. /AP

El congresista demócrata Jerrold Nadler llega este sábado al Senado con un carro de documentos usados para acusar a Donald Trump en el juicio político. /AP

Los demócratas buscan quebrar la sólida unidad de la bancada republicana del Senado, que con su mayoría de 53 a 47 probablemente absuelva al presidente de los dos cargos por abuso de poder y obstrucción al Congreso.

"Ellos no quieren escuchar", dijo el viernes el líder de la bancada demócrata en el Senado, Chuck Schumer. Sin embargo, la oposición apuesta igualmente a sensibilizar al electorado antes de las elecciones de noviembre.

"El presidente trató de hacer trampa, lo pillaron y entonces trabajó afanosamente para encubrirlo", dijo el congresista demócrata Hakeem Jeffries durante su alegato.

La defensa

Este sábado, el abogodo Cipollone señaló que los fiscales de la Cámara no habían presentado su caso justificadamente.

"No creemos que hayan estado cerca de cumplir con su objetivo para lo que les piden que hagan. De hecho, creemos que cuando escuchen los hechos... encontrarán que el presidente no hizo absolutamente nada malo", insistió ante los senadores.

El abogado personal de Donald Trump, Jay Sekulow, habla este sábado en el Senado durante el proceso de impeachment contra el presidente./AP

El abogado personal de Donald Trump, Jay Sekulow, habla este sábado en el Senado durante el proceso de impeachment contra el presidente./AP

El abogado de la Casa Blanca fue más allá al señalar que los demócratas estaban pidiendo al Senado que "anule los resultados de las últimas elecciones" que dieron el triunfo a Trump, en 2016.

"Les están pidiendo que rompan todas las papeletas depositadas en este país por iniciativa propia... Quitarle esa decisión al pueblo estadounidense", argumentó.

Los abogados de Trump tendrán 24 horas repartidas en tres días para presentar la defensa del presidente ante el Senado.

Estaba previsto que este sábado expusieran argumentos por hasta tres horas para retomar la presentación el lunes.

Después de los alegatos de las partes, los dos partidos tendrán un total de 16 horas para responder a preguntas planteadas por escrito por los senadores.

Finalizada esta fase, deberán decidir por mayoría simple si quieren seguir el proceso convocando a nuevos testigos, como exige la acusación desde el inicio.

En caso contrario deben votar sobre la culpabilidad del presidente. Para destituirlo es necesaria una mayoría de dos tercios, lo que por el momento parece improbable.

Trump es el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en ser sometido a un proceso de destitución, después de Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1999.

Fuente: AFP, EFE y DPA