Amigos y enemigos: el impuesto a las tecnológicas separa a Boris Johnson de Donald Trump

Internacionales
Lectura

A pesar de su supuesto vínculo personal, el primer ministro británico Boris Johnson está confrontando a la administración del presidente norteamericanoDonald Trump en diferentes frentes.

Impuestos, comercio y relaciones internacionales son los puntos en que estos dos aliados tienen ahora serias diferencias, cuando Gran Bretaña está negociando un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos pos Brexit.

A pesar de las amenazas de aranceles norteamericanos, Boris Johnson va a avanzar imponiendo un impuesto a las grandes compañías tecnológicas, como Apple​, Google y los gigantes de la web.

Downing St dijo que va a introducir “un 2 por ciento de impuestos a las ventas de las compañías como Facebook y Google desde abril”, ante la preocupación de que “están minando la confianza en nuestro sistema internacional”.

Desde el foro de Davos, el secretario del tesoro americano, Steven Mnuchin dijo que” Estados Unidos responderá con aranceles sobre la industria automovilística británica” si el impuesto a los servicios digitales avanza.

La industria automovilística británica está en el corazón de la economía del reino, con compañías como Jaguar, Land Rover y Honda, que exportan el 81 por ciento de lo que producen.

Mnuchin estaba compartiendo una mesa de debate con Sajid Javid, el chancellor de las finanzas británico, en Davos cuando el Javid dijo que el reino va a imponer a las empresas de la web “un impuesto con el que se va a recaudar 15.000 millones de libras esterlinas”. Mnuchin dijo que era “discriminatorio” porque iba a afectar a las empresas norteamericanas.

Downing St respondió que “esta actitud va a dañar negocios y consumidores en ambos lados del Atlántico” sin retirar el impuesto.

El gobierno británico admitió que prefiere “un impuesto internacionalmente acordado sobre las empresas de la web”, que tarda demasiado en coordinarse. Por eso avanzará en solitario.

Sajid admitió que “la prioridad de Gran Bretaña es terminar antes el acuerdo de libre comercio con la Unión Europea que con Estados Unidos”. Luego Downing St reparó diciendo que “las negociaciones marcharan en paralelo”.

Mnuchin afirmó que Estados Unidos esperaba un nuevo acuerdo con Gran Bretaña para este año. ”Es una enorme prioridad para nosotros” dijo.

La alianza británica con la empresa china Huawei para que construya “partes no vitales” del sistema 5G de la network es fuente de conflicto anglo americano. El gobierno británico le dará luz verde la semana próxima, en un reunión del Consejo de Seguridad Nacional.

El gobierno norteamericano lo considera “una locura” y amenaza con limitar la inteligencia que comparte históricamente con Gran Bretaña, si avanza este proyecto.

Otro fuente de conflicto son las diferencias de interpretación frente a Irán y el acuerdo nuclear. El presidente Donald Trump criticó a Gran Bretaña, Francia y Alemania por su apoyo al acuerdo con el régimen de Teherán. Gran Bretaña cree que puede haber un acuerdo nuevo pero que incluya la seguridad regional. Pero apoyan un acuerdo que rechaza Trump.