Jeanine Añez: "Con la renuncia de Evo Morales nos libramos de un destino violento y corrupto como el de Venezuela"

Internacionales
Lectura

Bolivia celebró este martes el primer Día del Estado Plurinacional sin Evo Morales, aunque presente en la distancia desde Argentina, en una jornada sin el colorido que le daba durante su

mandato, que precisamente tenía que haber acabado este 22 de enero.

El día festivo en Bolivia apenas tuvo color, con un rápido discurso de la presidenta interina, Jeanine Áñez, cargado de duras críticas hacia Morales, y escasas concentraciones en recuerdo de quien durante catorce años dirigió el país.

DURO MENSAJE DE ÁÑEZ CONTRA MORALES

"Si el presidente con más tiempo en el poder en la historia de Bolivia hubiera culminado su tercer mandato seguido y hubiera iniciado un cuarto el país se hubiera convertido en una Venezuela", fue el mensaje de Áñez en su discurso institucional.

Pero Evo Morales renunció el pasado noviembre, denunciando un golpe de Estado para derrocarlo, y en Bolivia "hemos podido liberarnos de un destino como el de Venezuela", con "violencia" y "corrupción", sentenció la mandataria transitoria.

"Centenares de casos corrupción", algunos con daños multimillonarios al Estado; "terrorismo", por llamados como uno para "organizar milicias armadas" al estilo de Venezuela; y pérdida de soberanía, dejando el país a merced de "grupos de inteligencia cubana o venezolana", fueron algunos de los duros reproches de Áñez al "régimen" de Morales.

La mandataria transitoria pronunció un duro discurso contra Morales con motivo del Día del Estado Plurinacional de Bolivia, una festividad que él instituyó en recuerdo de la fecha en que asumió el poder el 22 de enero de 2006. /EFE/ Martín Alipaz/

La mandataria transitoria pronunció un duro discurso contra Morales con motivo del Día del Estado Plurinacional de Bolivia, una festividad que él instituyó en recuerdo de la fecha en que asumió el poder el 22 de enero de 2006. /EFE/ Martín Alipaz/

En contraste, defendió que su gestión provisional fue capaz de pacificar el país y encaminarlo a nuevas elecciones el próximo 3 de mayo, tras superar la "crisis más grave" en la reciente historia democrática del país vivida entre octubre y noviembre del año pasado.

Jeanine Áñez eligió el palacio de Gobierno, en vez del Parlamento, y su discurso institucional duró poco más de media hora, en contraste con los de horas y horas, hasta cinco, que estilaba Evo Morales desde que hace diez años instituyó este día en recuerdo de su llegada al poder el 22 de enero de 2006.

UN DÍA SIN COLOR

Morales tenía mandato hasta esta jornada y había sido declarado vencedor para un cuarto periodo en los pasados comicios de octubre, pero las denuncias de fraude electoral a su favor desembocaron en una grave crisis en el país, con episodios de violencia que dejaron 35 muertos y más de 800 heridos.

Hasta el extremo de que en noviembre anunció su renuncia, denunciando que era forzado a terminar su mandato antes de este 22 de enero y que se le privaba de un nuevo triunfo electoral, antes de salir primero a México y luego a Argentina.

Ciudadanos seguidores de la presidenta interina Jeanine Áñez, saludan en las afueras de Palacio Quemado luego de oír su intenso discurso contra Evo Morales con motivo del Día del Estado Plurinacional de Bolivia. /EFE/ Martín Alipaz/

Ciudadanos seguidores de la presidenta interina Jeanine Áñez, saludan en las afueras de Palacio Quemado luego de oír su intenso discurso contra Evo Morales con motivo del Día del Estado Plurinacional de Bolivia. /EFE/ Martín Alipaz/

Desde entonces, Bolivia ha ido cambiando los símbolos de sus casi catorce años en el poder, incluida la forma de celebrar el Día del Estado Plurinacional que él instituyó.

Al terminar su discurso ante su Gobierno interino y algunos invitados, Áñez saludó desde el balcón del palacio de Gobierno a un grupo de seguidores y ahí acabó toda celebración.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, sale a saludar al balcón del Palacio Quemado luego de dar un duro discurso contra Evo Morales. /REUTERS/David Mercado/

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, sale a saludar al balcón del Palacio Quemado luego de dar un duro discurso contra Evo Morales. /REUTERS/David Mercado/

Antes la plaza frente al palacio estaba llena de indígenas, campesinos, obreros y otros incondicionales de Evo Morales que celebran en este día su inclusión en la vida institucional de Bolivia tras décadas de olvido.

Esta vez no hubo desfile de sus seguidores ni de organizaciones afines a su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), ni de las Fuerzas Armadas.

Los militares llevan desplegados en las calles desde la semana pasada junto con la Policía, ante el temor de que hubiera movilizaciones del MAS durante esta jornada que pudieran derivar en incidentes.

Pero los "masistas" apenas celebraron marchas y concentraciones en ciudades como El Alto y Cochabamba, en apoyo a su líder en la distancia.

EVO MORALES EN LA DISTANCIA

Aunque estaba previsto que siguieran en estas concentraciones las palabras de Evo Morales desde Buenos Aires, la lluvia en unos casos y quizás las divisiones en su partido, cada vez más patentes por las diferencias sobre quién debe sucederle, hicieron que finalmente no hubiera grandes manifestaciones a lo largo del país.

El ex presidente de Bolivia Evo Morales habla ante miles de personas en los festejos por el Día del Estado Plurinacional de Bolivia en el estadio del Club Deportivo Español de la ciudad de Buenos Aires. /EFE/Juan Ignacio Roncoroni/

El ex presidente de Bolivia Evo Morales habla ante miles de personas en los festejos por el Día del Estado Plurinacional de Bolivia en el estadio del Club Deportivo Español de la ciudad de Buenos Aires. /EFE/Juan Ignacio Roncoroni/

Morales primero colgó un video en redes sociales enumerando los logros de su mandato para sacar a Bolivia de la pobreza y encumbrar al país al frente del crecimiento económico en Sudamérica, devolviéndolo "la dignidad de un Estado Plurinacional" que dejaba atrás las injusticias sociales de la era republicana.

Luego se rodeó se seguidores en un estadio de Buenos Aires, con banderas y música, en un ambiente más masivo y colorido en contraste con el día que no pareció festivo en Bolivia en su ausencia por primera vez desde que lo declaró feriado hace una década.

Fuente: EFE