Sufrir ya se hizo una costumbre

Deportes
Lectura

En un partido cambiante, San Lorenzo derrotó agónicamente 3-2 a Patronato en el inicio de la sexta fecha de la Superliga. Gaich, Rodríguez y Mussis marcaron para el Ciclón, mientras que Ledesma y Carabajal facturaron para el Patrón.

Los dos llegaban al duelo averiados y con distintas realidades: San Lorenzo con un equipo con 10 jugadores de las inferiores, pensando en la revancha del próximo martes ante Nacional de Montevideo, por los octavos de final de la Copa Sudamericana; y la visita, Patronato, con cinco cambios dispuestos por el técnico interino Martín de León, tras la sorpresiva renuncia de Juan Pablo Pumpido en la semana, urgido de una victoria para engrosar su promedio.

En el arranque del partido, la noche parecía sonreírle a San Lorenzo que ante su gente quería hacerse de la primera victoria del torneo: en la primera llegada clara que tuvo sobre el arco de Sebastían Bértoli, Adolfo Gaich abrió el marcador en el Pedro Bidegain. Pero Patronato no se inmutó y en una ráfaga de gran juego colectivo y contundencia lo dio vuelta: Sperdutti le puso un centro hermoso a la cabeza a Pablo Ledesma, y el ex Boca clavó el empate, y cuando los pibes del Ciclón todavía no se habían recuperado de ese duro impacto, otro grosero error del fondo y otro preciso centro de Sperdutti, esta vez a la cabeza de Carabajal, le permitió al Patrón dar vuelta el partido, ante el estupor y algunos insultos de los hinchas azulgranas.

Aunque trató de recuperarse, el Ciclón no pudo llegar con peligro después de los golpazos del visitante en lo que quedó del primer tiempo y en el segundo, más allá de los cambios que dieron lugar a los debuts de Hernández y de Matías Palacios, sólo se acercó con algún que otro disparo de larga distancia.

Y cuando la desazón reinaba en el Pedro Bidegain, Mouche, que recién había entrado, mandó un córner rápido para Reniero, que la peinó, y en el rebote Gonzalo Rodríguez puso el 2-2 con todo el arco a disposición. Para ponerle la frutilla del postre a un partido cambiante, sobre el final un tremendo zapatazo de Mussis cambió los insultos del primer tiempo por un cerrado aplauso ante la primera victoria del Ciclón en la Superliga.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS