Atlético Tucumán-Gremio, por la Copa Libertadores: horario, TV y formaciones

Deportes
Lectura

Desde el arco, Lucchetti sostiene el sueño de un Atlético de Tucumán que esta noche, desde las 21.45 recibirá en el Monumental José Fierro al campeón vigente: Gremio, de Porto Alegre,

por el partido de ida de cuartos de final de la Copa Libertadores (Fox Sports). La revancha, se jugará el 2 de octubre, a las 21.35, en Brasil, y el ganador de la llave, enfrentará en semifinales al vencedor de Independiente-River.

Hay quienes se rebelan contra su destino y pelean por alcanzar su sueño. Entre esas personas está Cristian Lucchetti, el hombre más experimentado del plantel de Ricardo Zielinski y uno de los máximos ídolos contemporáneos de Atlético Tucumán junto a Luis Miguel “La Pulga” Rodríguez.

Laucha llegó al Decano en 2012 y, prácticamente, se quedó a vivir. Se hizo gigante y fue vital en el último crecimiento de este conjunto que hoy es- tá en boca de todo el mundo futbolero, listo para dar un nuevo golpe nada menos que ante Gremio en la Copa.

Con más de 200 partidos con la camiseta de Atlético, no hay dudas de que Cristian es un hombre clave. A tal punto que sus palabras a Clarín derrochan confianza en la antesala del duelo ante los brasileños.

“Estamos tranquilos, sí, pero al partido lo tomamos con mucha seriedad y responsabilidad; más sabiendo lo trascendental que será para el club. Por supuesto que también estamos con toda la ansiedad, sobre todo por las instancias que nos estamos jugan- do”, cuenta. Y agrega: “La ilusión que tenemos en la Copa es grande. Ojalá que podamos seguir avanzando”.

No todo es fácil en la vida de Lucchetti. El arquero sufre una diabetes desde hace 15 años y debe inyectarse insulina cuatro o cinco veces al día. El simple acto de sacarse una gota de sangre para medir el nivel de azúcar se convirtió en algo tan natural para el arquero como respirar.

Lucchetti tenía 25 años cuando se le declaró la enfermedad. Y en lugar de acabar su carrera, decidió enfrentarse a este desafío. “Nunca fue un impedimento ni tampoco un proble- ma. Cuando me enteré lo tomé como que debía tener un poco más de control en las comidas o tener una vida más ordenada. Hay que tomarlo como una enfermedad en la que no funciona el páncreas y que hay alternativas que te permiten hacer una vida normal. Gracias a Dios no hizo que dejara de jugar; es para mí algo normal y cotidiano. Por supuesto hay ciertos controles y precauciones, pero nunca fue un problema”, confiesa.

“Cumplí 40 hace unos meses. No sé si estoy en mi mejor momento pero me sentí muy bien desde que estoy en el club. Trato de aportar siempre mi granito de arena. Algunos que tenemos más experiencia podemos aconsejar un poco a los más chicos. Pero el secreto es entrenarte y tener ganas de seguir peleándola; claro, que se den los resultados motiva”.

Antes de llegar a Atlético, por su cabeza pasó decir basta. “Pero encontré un club que me abrió las puertas para seguir y estoy agradecido”.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS