Boca tuvo una noche muy mala y cayó con un sólido Argentinos

Futbol
Lectura

Fue 2-0 para el local en La Paternal con goles de Alexis Mac Allister y Batallini. El equipo de Guillermo, sin Tevez, estuvo muy por debajo de su nivel habitual.

 

El ritmo triunfal de Boca se detuvo en La Paternal, donde sufrió la tercera caída en el torneo, la primera en el año. Sorprendió Argentinos, que disfrutó de una victoria merecida. La pelea por el título recuperó un poco de emoción porque Talleres quedó a ocho puntos. Y aunque parezcan muchos, es menos que unos potenciales 11 que habrían sido decisivos.

Argentinos encaró el partido pleno de motivaciones. Parar al líder, ese que se estaba comiendo a todos los chicos crudos en la Superliga, resultó el estímulo más importante. Aunque a veces con las ganas no alcanza, no fue el caso del equipo de Berti, que encaró el juego con objetivos claros: dinámica, presión, juego abierto y sorpresa.

Otro impulso llegó desde las tribunas. El recuerdo de la lesión que le provocó Carlos Tevez a Ezequiel Ham permanece. Aunque el Apache faltó a la cita, la gente no se olvidó. “Tevez sos cagón”, se escuchó desde temprano, como también “Carlitos Tevez, la puta que te parió” al ritmo del hit del verano, contra el presidente Macri, que también se cantó en La Paternal. Ya con el 2-0, la cancha explotó con el “ponelo a Tevez...”.

Además, como una premonición de lo que podía suceder, llamó la atención el recibimiento. Hubo fuegos artificiales colocados especialmente en la tribuna sobre Juan Agustín García, más dignos de un festejo de campeón que de la previa de un partido frente al puntero del fútbol argentino.

Con todos estos motivos, Argentinos fue explosivo. Alexis Mac Allister y Gastón Machín se hicieron dueños del mediocampo y el resto del equipo cumplió al pie de la letra su papel. Mucho esfuerzo para recuperar, mucha dinámica para atacar. Sin embargo, el gol llegó desde un saque de arco: remate largo de Chaves, Nicolás González le ganó de cabeza a Heredia, Batallini apareció por el sector derecho y el centro lo fue a buscar el colorado Alexis, que definió con un toque preciso.

Un minuto después, se lo perdió Cabrera de cabeza tras otro centro de Batallini. Con tanta energía, el juego también se tornó áspero y algunos se pasaban de revoluciones, como Jonathan Sandoval, quien le tiró un codazo al colombiano Cardona. Andrés Merlos, que fue bastante permisivo en la primera etapa (dos amarillas por protestar), no lo advirtió.

Boca, uno de los planteles más ricos del torneo, se presentó con siete jugadores que no son habituales titulares. Hubo tres ausentes por lesión (Goltz, Magallán y Tevez), uno por sanción (Wilmar Barrios) y tres que fueron al banco por la rotación que empezó a imponer el Mellizo después de muchísimo tiempo (Fabra, Jara y Pablo Pérez).

Si ser titular es una gran motivación para mostrarse, no se advirtió en los jugadores xeneizes. El líder fue un equipo desconectado, impreciso, dubitativo. No tuvo conducción con Bebelo Reynoso, ni toque de distinción con Cardona, ni rebeldía con Pavón, ni gol con Wanchope Ábila. Sebastián Pérez no logró hacer olvidar a su coterráneo Barrios. Y la defensa, desacomodada.

Argentinos terminó luciéndose. Tuvo cinco minutos al ritmo del viejo cantito “fútbol y toque”. Boca buscaba el empate y en una contra lo liquidó. Alexis Mac Allister fue el líder de un gol para colgar en un cuadrito. Toque con Cabrera, toque con González y asistencia a Batallini. Boca sintió tanto el golpe, que entonces sí Merlos tuvo que parar la violencia a pura amarilla. Uno parecía el puntero de la Superliga. El otro, no.

 

fuente clarín

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS