El árbitro más solidario del fútbol argentino

Deportes
Lectura

"Su trabajo consiste en hacerse odiar. Única unanimidad del fútbol: todos lo odian. Lo silban siempre, jamás lo aplauden", cita un fragmento del libro "El fútbol a sol y sombra", de

Eduardo Galeano.

.............................................................................................................

Detrás de esa indumentaria, antes negra y ahora multicolor, y luego del silbatazo final de cada partido, la vida del árbitro continúa fuera de la cancha. Allí, entre más "saludos (de los hinchas) a sus familiares" que halagos, deambula la historia del juez argentino Luis Alvarez, quien en enero de 2011 conoció a dos personas que le cambiaron radicalmente su de vida: su esposa Verónica Yorio y Milagros, su hija del corazón.

Luis Alvarez junto a su esposa Verónica Yorio y Milagros.

Luis Alvarez junto a su esposa Verónica Yorio y Milagros.

"Las conocí en Mendoza. Fui a dirigir un partido y ellas habían ido a hacer una rehabilitación interactiva a una clínica de la provincia. Me contaron toda la historia. Y me movilizó mucho. Me hizo un "click" en mi vida.Yo en esa época pensaba más en que no podía llegar a ser árbitro internacional que en otra cosa. Y, luego de conocerlas a ellas, me di cuenta que había cosas más importantes en la vida", reveló Alvarez, quien se fue a vivir a Córdoba y formó familia con Verónica, Milagros y Delfina, su hija biológica.

Milagros -la persona que logró una apertura total en la mente de este árbitro y abogado porteño- tiene 18 años, padece parálisis cerebral y es sordomuda. "Ella nació prematuramente en la semana 25, con 680 gramos de peso. Estuvo 105 días en una incubadora. Imagínate lo que la vienen luchando madre e hija. Formar una familia con una persona que tiene discapacidad te abre la cabeza y los ojos en muchas cosas", reflexionó el referí.

Milagros, la nena que le cambió la vida al árbitro Luis Alvarez. (Foto: Twitter).

Milagros, la nena que le cambió la vida al árbitro Luis Alvarez. (Foto: Twitter).

Esa lucha diaria que comenta el árbitro es la que motivó a su esposa Verónica Yorio a soñar con la creación de una Fundación. Sueño que, en 2017, Luis Alvarez transformó en realidad: "La creamos el año pasado porque mucha gente quería ayudarnos y colaborar. Al ser una familia no podíamos solos. Así que nos metimos en ese lío (risas). Le pusimos de nombre "Muchos Milagritos hacen un milagro"".

El festejo del Día del Niño fue el puntapié inicial del proyecto que nació en 2009 en la escuela de sordomudos a la que asistía Milagros. Al primer evento acudieron 90 personas y para esta edición, que se realizará el próximo jueves 16 de agosto en el salón Alto Botánico de Córdoba, se espera la llegada de 1600 personas de diferentes escuelas cordobesas que contienen alumnos con discapacidades.

En algunos encuentros de la Superliga Argentina, Alvarez ingresó al campo de juego con una estampa de la Fundación en su indumentaria. "Siempre pido permiso a la AFA. Si me autorizan, mis colegas y yo salimos en la formación con las remeras del evento. Lo importante es que se haga conocido por todo lo que hacemos", dijo el referí de 45 años.

Justamente, este lunes, la cuenta de Twitter de la Fundación "Muchos Milagritos hacen un milagro", publicó una foto de Luis Alvarez junto al presidente de la AFA, Claudio "Chiqui" Tapia. Respecto a ese encuentro, el árbitro detalló: "Me reuní por cuestiones laborales y me preguntó cómo iba la Fundación. Me pone contento que en dónde yo trabajo me ayuden a difundir lo que hacemos. Además, le pedí si me podía dar una mano con algunas botellas de aguas y gaseosas que nos faltan".

Luis Alvarez junto a Claudio Tapia, el presidente de la AFA. (Foto: Twitter).

Luis Alvarez junto a Claudio Tapia, el presidente de la AFA. (Foto: Twitter).

Además de la ayuda brindada por Tapia, el primer referí en utilizar el aerosol en el fútbol argentino (Los Andes-Chacarita, por B Nacional, en la temporada 2008/09) contó que también muchos futbolistas le preguntan acerca de la Fundación y que, después de cada partido, le donan sus camisetas para un sorteo en el evento que realizan.

Mientras reparte justicia dentro de una cancha de fútbol cada fin de semana, Luis Alvarez demuestra asimismo día a día un amor incondicional por su familia y por la solidaridad. Por eso, en el ambiente le pusieron "el árbitro más solidario del fútbol argentino".