La confirmación de la negociación secreta de Timerman en Aleppo en sede judicial complica sustancialmente la situación judicial y política del ex canciller y de la ex presidenta Cristina Kirchner en la causa por encubrimiento que denunció Nisman antes de morir en enero del 2015.