Avanza un plan integral para sanear por completo la cuenca del río Reconquista

Sociedad
Lectura

Desde el gobierno bonaerense confirmaron que trabajan en distintos tramos de la ribera para recuperar el espacio verde; las obras e inversiones millonarias se combinan con iniciativas de vecinos, que reclaman hace tiempo soluciones duraderas

El Reconquista empezó, poco a poco, a respirar aire fresco. Su cuenca, la segunda más contaminada después del Riachuelo, registra actualmente movimiento en distintos tramos y, en simultáneo, crece la expectativa de recuperar el espacio verde por el que velan sostenidamente vecinos y ONGs de zona norte.

Por estos meses, la provincia trabaja sobre la implementación de un plan de gestión integral con objetivos a largo plazo, que devolverá calidad ambiental al área donde vive el 40 % de la población bonaerense, mientras avanza en la ejecución de obras de infraestructura e inversiones millonarias.

El paquete de medidas, al que accedió este medio y que es impulsado a través del Comité de Cuenca del Río Reconquista (Comirec) y consensuado con vecinos, universidades y municipios involucrados, busca principalmente "preservar el recurso hídrico, mitigar la contaminación industrial y reasentar a las familias ubicadas en áreas vulnerables".

Sin dudas, la falta de planificación de administraciones anteriores combinada con el crecimiento poblacional desordenado de los últimos tres años (se incrementó un 53% la cantidad de asentamientos) y los problemas en aumento de niveles de contaminación (por la falta de redes de cloacas y el poco control de las 22.000 industrias cuyos efluentes sin tratamientos son volcados al río), toneladas de basura, enfermedades ligadas al agua y presencia de metales pesados encendieron las alarmas necesarias para dimensionar el peso de la problemática, aseguraron Carolina Casares y Eduardo Regondi, de ProyectAR, una ONG de Tigre que sueña con encontrar una solución duradera y que hoy se posiciona como referente de la estrategia que teje el gobierno de María Eugenia Vidal.

Qué se hizo y qué se hará

Desde febrero último hasta la actualidad, la provincia comenzó saldar esta deuda eterna con la ecología a partir de acciones de toda índole y alcance.

El Comirec tomó impulso con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la reactivación de un préstamo de 280 millones de dólares destinados a sanear al extenso Reconquista, que recorre 1670 kilómetros cuadrados y atraviesa 18 municipios bonaerenses.

Como parte de la elaboración del proyecto general, a principios de este mes, se lanzó una licitación que permanece aún en la etapa de recepción de ofertas y por la que compiten seis consultoras internacionales seleccionadas por el organismo afín.

En paralelo, se evalúan y ponen en marcha planes, especialmente en la cuenca media del río (la más contaminada), para aumentar la cobertura del agua, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales, como también mejoras en la gestión de residuos sólidos, control y reconversión de industrias contaminantes, y acceso a los barrios.

Hace décadas que no se controlan los efluentes de las industrias que son arrojados al río
Hace décadas que no se controlan los efluentes de las industrias que son arrojados al río. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
 

El detalle de las obras

El Entubamiento del arroyo Tres Horquetas en San Fernando y del zanjón calle Miguel Cané en Tres de Febrero (que beneficiará a más de 17 mil vecinos y liberará los cursos de agua con una mejor salida y más rápido escurrimiento), y la ampliación de la Red Cloacal de San Martín (que mejorará las condiciones de sanidad de más de 4000 habitantes), sobresalen del listado de las obras más importantes iniciadas este año.

Además, se destaca Camino de Borde, que incluye hormigón armado, veredas, alumbrado público, bicisenda, puentes en cruces de arroyo, zanjones y vías ferroviarias, a lo largo de 12 kilómetros, desde Panamericana hasta la Ruta 8, y que tendrá como destinatarios a más de 100.000 habitantes en situación de vulnerabilidad social y ambiental de los municipios de San Martín, San Isidro y Tres de Febrero, según consigna el documento que consultó este medio.

En agosto de este año, la Comirec dispuso también la limpieza en varios arroyos ubicados entre el Camino del Buen Ayre y la calle Alfonsina Storni, de San Martín. En un comunicado el organismo provincial precisó que se trató de días de emergencia para remover residuos del curso del agua (arboles, automóviles, autopartes) y residuos en general (envases de plástico y bolsas de basura).

Para 2018, se prevén,entre otras acciones, desagües cloacales y conexiones domiciliarias para más de 12 mil vecinos de Morón, 1600 para San Miguel, 3000 para General Rodríguez y 350 para San Fernando, además de pavimentación de calles y mejoramientos en centros de salud.

Entre 2013 y 2016 se incrementó en un 53% la cantidad de asentamientos
Entre 2013 y 2016 se incrementó en un 53% la cantidad de asentamientos. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
 

Visto bueno de vecinos e iniciativas propias

Después de luchar codo a codo y reclamar por la declaración de la emergencia hídrica durante largo rato (algo que finalmente no ocurrió), los vecinos y las ONGs de la ribera vieron con buenos ojos que la provincia haya reparado en la problemática. Más allá de eso, persisten en su deseo de aportar iniciativas a una causa que consideran propia.

La propuesta de ProyectAR, una de las ONGs con fuerte presencia en la cuenca, descansa sobre tres pilares fundamentales (ambiental, industrial y educativo) y constituye uno de los modelos que inspira el plan en evaluación, que se complementa con acciones vigentes y otras por surgir.

*Limpiemos el Reconquista: la campaña arrancó hace más de un año y los deportistas de la pista de remo, castigada por la situación del río, son la cara visible, respaldados por gente de la zona.

 

*Barrio Limpio: este programa de acarreo de basura -aún en prueba piloto- intenta poner fin a inconvenientes diarios en la recolección y brindar soluciones efectivas cuando el camión no ingresa, la zona es de difícil acceso, las calles son angostas o hay robos y atracos. ¿Qué propone? El acarreo como una tarea asumida y liderada por cada familia, que es la encargada de trasladar la basura a una planta de reciclaje o centro de acopio primario. Su impacto pasa por reinsertar el barrio y sus vecinos al entorno social y urbano en la medida en que se paga por el acarreo: por persona, 10 pesos por cada kilo de basura, y por barrio de 5000 personas, unos 35.000 pesos por día, respectivamente.

*Bahía Verde: lanzada el mes pasado, la propuesta busca convertir a Bahía Grande de Nordelta Río en una Bahía Verde. El primer paso se concentra en el reciclado y luego se sumarán otros desarrollos sustentables. Como la basura clasificada se convierte en residuo y el residuo es reciclable, se dispondrán tachos de colores para separar los desechos (negro para basura y verde para materiales reciclables) y se realizarán capacitaciones acerca de los beneficios de reciclar, cómo se hace y pará qué sirve. Entre los aliados clave, figuran: las estaciones ambientales (para tomar conciencia y crear buenos hábitos sobre el cuidado del planeta), los restaurantes y comercios (para minimizar el entierro de basura en las montañas del Ceamse en un 40%), y los consorcios y edificios (para que adquieran buenas prácticas de separación de residuos).

El detrás de escena: por qué es importante sanear el río

Sanear el Reconquista, coinciden en señalar expertos en ciencias ambientales e hidraúlica, lejos está de ser una tarea sencilla o acotada en el tiempo. Implica una mezcla justa de minuciosidad, estrategia, conocimientos técnicos y, especialmente, paciencia y dedicación.

"El primer paso se circunscribe a identificar los vuelcos de materiales pesados (concentrados en la cuenca media y baja), conocer su origen y saber quiénes son responsables de arrojarlos al agua, no a modo de correctivo, sino para saber qué tratamiento seguir", advierte Pablo Wisznienski, director del Instituto de Estudios e Investigaciones Ambientales (Ieia) y coordinador académico a cargo de la carrera de gerenciamiento ambiental de UCES.

"Es imposible dimensionar al inicio de las obras cuánto tiempo demandará sanear al río"

Con ese objetivo -describe- se mapea todo el estuario del Reconquista, sus arroyos y las distintas partes del río, para evaluar el catastro, las actividades productivas y los peligros que ellas generan en cada municipio; algo que puede demandar 24 horas o incluso años, y que se reformula en función de las necesidades y la evolución que sigue cada caso en concreto. "Lo que ahora se está empezando a hacer es activar ese proceso en los municipios", precisa a este medio, mientras aclara lo difícil que es poder calcular el tiempo que llevará completar la tarea: "Es imposible dimensionarla en el inicio".

La cuenca media y baja concentra metales pesados que dañan la salud, además del medio ambiente
La cuenca media y baja concentra metales pesados que dañan la salud, además del medio ambiente. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
 

En tanto, María del Rosario Rozzo, ingeniera química, especializada en geoquímica orgánica y ambiental, remarca la importancia de ocuparse de la problemática en función del impacto que el ambiente produce en las personas y los riesgos que la contaminación conlleva para quienes viven en su cercanía próxima.

El saneamiento de un río implica frenar los contaminantes prioritarios en el recurso hídrico afectado. Dicho de otro modo, conduce a "asegurarse de que los vuelcos al Reconquista no continúen, porque no se puede pretender una mejora si no se está seguro de que las fuentes de contaminación fueron superadas o dejadas de lado". Recién ahí -prosigue- será posible dedicarse a la recolección de elementos flotantes y de todo lo que pueda percibirse a simple vista (plásticos, botellas), para luego evaluar qué procedimiento conviene usar para recuperar cada tramo. "El abordaje tiene que ser escalonado para obtener logros en lo mediato e inmediato, y poder decidir si se ha saneado el río", explica.

"Hay que asegurarse de que los vuelcos al Reconquista no continúen"

En este momento la técnica que se perfila con más fuerza, importada de otros países, es la de la remediación in situ, que utiliza nanotecnologías para tratar metales pesados y convertirlos en dióxido de carbono y agua; una solución que data de 1978 y que permite soluciones rápidas y eficientes.

Durante el procedimiento -subraya- hay que tener cuidado con remover los barros y volver a colocarlos, es decir, que queden suspendidos en el aire y vuelvan a impactar en el agua, porque si esto ocurre, será necesario empezar de cero: "No es algo mágico, es un proceso, pero se lo ha probado en distintos campos y se lo considera una vía que puede dar resultados muy efectivos".

fuente lanacion

 

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.