Denuncia escalofriante de una ex alumna del Próvolo: dijo que vio frascos con fetos humanos

Sociedad
Lectura

Más de 20 jóvenes denunciaron violaciones y abusos sexuales en ese instituto religioso para sordos. Por el caso hay dos curas, dos monjas y cinco administrativos detenidos.

"Los datos que aportó esta testigo son escalofriantes, pero ya nada nos sorprende de esta causa", dijo Sergio Salinas, el abogado querellante del caso del instituto religioso para chicos sordos Antonio Próvolo de Mendoza, donde más de 20 víctimas han denunciado violaciones y abusos sexuales. La nueva declaración que se sumó ayer es de una joven de 27 años, hipoacúsica, que cursó en 2007. La chica dijo que fue testigo de abusos cometidos por los curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho y por la monja Kumiko Kosaka, todos ellos detenidos. Pero agregó un dato espeluznante: "Una noche junto a una compañera bajamos a un sótano del edificio y encontramos frascos con fetos humanos", relató la joven a la Justicia.

El abogado Salinas infirió que estos frascos con fetos tendrían relación con abortos realizados en el Instituto. Aclaró que si bien hay registros de alumnas menores de edad embarazadas en el Próvolo, hasta ahora no se habían denunciados abortos. "Fue una primera declaración de esta víctima, la investigación continuará", dijo Salinas.

La denunciante coincidió con otros testimonios en relatar el nivel de corrupción de menores que había en la institución católica, con sede central en Verona (Italia). Contó que el celador Jorge Bordón (también detenido) y la monja japonesa Kumiko, "ponían películas XXX en el lugar y obligaban a los alumnos a que las vieran". Comentó que se quejó de la situación y que Bordón la amenazó con que "le iba a sacar" el bebé; la chica por entonces estaba embarazada y tenía 17 años. Y explicó que por temor, antes de terminar de cursar, dejó el colegio.

En total, hay dos curas, dos monjas y cinco administrativos detenidos por el caso de abusos sexuales que golpea a la Iglesia Católica y que estalló en noviembre de 2016. Los más complicados son los dos sacerdotes, Nicola Corradi (83) y Horacio Corbacho (57) y los administrativos Luis Ojeda, Jorge Bordón y Armando Gómez, quienes tienen imputados varios casos de violaciones y corrupción de menores, denunciados por las víctimas bajo el sistema de Cámara Gesell por tratarse de menores y mayores discapacitados.

El predio del Próvolo, ubicado en calle Boedo de Luján de Cuyo, continúa cerrado y bajo tutela judicial. A partir de este nuevo testimonio, se espera que el fiscal Gustavo Stroppiana realice otro allanamiento en el lugar. Allí ya se hicieron tres revisiones para tratar de sumar pruebas en base a los testimonios de las víctimas.

fuente clarín

 

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.