Un empleado de la AFIP y un youtuber, en la mira por una misteriosa muerte en Caballito

Sociedad
Lectura

Los detuvieron en su departamento, luego de que hallaran el cadáver de la esposa del hombre y madre del joven. Creen que hubo un "abandono de persona". La mujer estaba postrada.

“El PlayVakero” es un youtuber con más de 129 mil suscriptores. Se trata de Ezequiel Vaccari, de 25 años, hoy investigado por la Justicia junto a su padre, Ignacio Vaccari (63), por “abandono de persona”. En el departamento en donde Vaccari grababa sus videos apareció muerta su madre, Susana Fernández (60).

El cuerpo fue encontrado en un avanzado estado de descomposición y eso despertó la sospecha de los investigadores. El lunes, Vaccari padre e hijo llamaron a una ambulancia de una empresa privada de emergencias médicas para denunciar que Fernández había fallecido.

Pero cuando llegaron a la propiedad, en el barrio de Caballito, los médicos constataron que la mujer llevaba muerta al menos desde el jueves. Dos días después de la supuesta fecha de defunción, “El PlayVakero” subió el que hasta ahora es el último video y que ya tiene más de 5.400 visualizaciones. Fue titulado “La muerte es la elegida”.

Cuando los médicos de emergencias llegaron a la casa y constataron la muerte, decidieron llamar al SAME y a la Policía de la Ciudad. El juez de la causa, Pablo Ormaechea, dispuso la detención de los familiares de Fernández por considerar que, si bien el cuerpo no presentaba signos de violencia, pudo haber existido el delito de “abandono de persona”.

En el departamento se encontraron restos de comida, cajas de pizza acumuladas, cucarachas y hasta excrementos que podrían ser de humanos: un panorama “dantesco”, según denunció Federico Teijeiro, un vecino que fue testigo de la actuación policial.

Este hombre relató que al cuerpo de la mujer, que apareció cubierto por una sábana, le encontraron “hematomas que no se sabe si son pre o post mortem” y “sangre en la boca”.

Un empleado de la AFIP y un youtuber, en la mira por una misteriosa muerte en Caballito

La casa de Directorio 150, en Caballito, adonde hallaron muerta a Susana Fernández (60). Foto Alfredo Martinez

Consultado sobre la reacción de los Vaccari durante el procedimiento que siguió al hallazgo del cadáver, el testigo contó que estaban “como si no hubiese pasado nada, más preocupados por saber cuándo terminaba todo el movimiento de policías y peritos”. En total, estuvieron casi nueve horas en el departamento y después de eso los Vaccari fueron trasladados a una comisaría. La casa fue precintada y ayer seguía con custodia policial.

Las fuentes señalaron que el juez ordenó que los dos detenidos sean sometidos a peritajes psicológicos y psiquiátricos, mientras espera los resultados de la autopsia para determinar la causa de la muerte de Fernández. Con esos datos definirá si indaga a padre e hijo y por qué delito, lo que podría suceder hoy.

Lo que llamó la atención de los investigadores policiales fue la actitud fría y despreocupada del marido y del hijo de la víctima. Vaccari es empleado de la AFIP y un aficionado a la fotografía, mientras que el hijo se dedica a la difusión de sus videos en donde aparece jugando a la PlayStation. En las redes aparece como un personaje carismático y con mucha popularidad entre los jóvenes, a tal punto que sus videos más “exitosos” superan las 35 mil visitas.

Tras la denuncia de los médicos, agentes de la comisaría 10° fueron al departamento familiar y se entrevistaron con el esposo de Fernández, mientras que los forenses establecieron que la muerte se había producido cuatro o cinco días antes. “¿Cinco días nomás? Por el olor que salía de ese departamento parece que hubiera muerto hace más de un año”, contó a Clarín ayer Ricardo, un vecino del edificio de Directorio 150. “Ya no salía de la casa y era visitada por un médico laboral, más o menos una vez por mes”, añadió.

Según pudo averiguar este diario, la mujer también trabajó una década en oficinas de la AFIP, hasta que recibió una pensión por invalidez ya que padecía obesidad extrema.

Según los copropietarios del edificio (de 12 pisos y dos departamentos por piso), la familia tenía conflictos con el resto del consorcio por el estado de abandono general del 2° “A” en donde vivían. La falta de mantenimiento generaba problemas particularmente con los vecinos del piso superior e inferior, y por eso se convocó a los Vaccari a una mediación. Sin embargo, la familia no asistió e incluso el marido de Fernández envió un correo electrónico pidiendo que no se metieran en su “vida privada”.

Otro vecino recordó ayer que en otra oportunidad se convocó a la Policía por el maltrato del esposo y el hijo hacia la mujer, pero ellos no le abrían la puerta. Y además relató que la última persona que vio a Fernández con vida fue un plomero que el mediodía del martes pasado realizó un trabajo en el departamento, tras lo cual le comentó que “la mujer se arrastraba por el suelo” y que tuvo que usar algodones en la nariz porque “el olor era terrible”. El operario “estuvo luego dos días descompuesto y no quiso volver nunca más”, concluyó el testigo.

“Un juez debería investigar qué pasó ese día, porque evidentemente el plomero debió ver algo y después nadie actuó para prevenir lo que finalmente sucedió”, agregó otro habitante del lugar.

fuente clarín

 

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.