Los tribunales que se ocupan de las jubilaciones atraviesan una situación alarmante. En sus diez juzgados de primera instancia se tramitan solamente medio millón de causas por reclamos de reajustes. Peligro de derrumbe de los edificios.