"Hermano por hermana": recrudece la guerra narco en Rosario

Narcotrafico & Terrorismo
Lectura

El fin de semana acribillaron a una mujer desde un auto. Era la hermana de "Tubi Segovia", imputado en tres homicidios y aliado a la banda de los Camino. Apuntan a un ajuste de cuentas por el crimen del familiar de otro narcotraficante

Otro crimen en Rosario sumó un capítulo más a la guerra desatada entre dos bandas de narcotraficantes enfrentadas por el control de la ciudad. Marcela Díaz, de 36 años, estaba amenazada de muerte. El domingo le dispararon desde un auto cuando salía con su pareja a bordo de una moto.

La víctima es hermana de Ariel "Tubi" Segovia, detenido y acusado de ordenar tres crímenes en el marco de su enfrentamiento con la banda de los Funes, liderada desde la cárcel por Alan Funes, quien hace una semana lamentó la muerte de Ulises, un hermano que, a diferencia de él, "no andaba en nada".

La policía cree que este nuevo homicidio tiene que ver con aquel. "Hermano por hermana", dijo una fuente judicial al diario La Capital.

Este nuevo ataque ocurrió en pasaje Lejarza al 5600. Había pasado por su casa para retirar algo de ropa cuando la sorprendieron desde un Volkswagen Suran. Recibió múltiples disparos y murió en el lugar. Iba en una moto manejada por su pareja, Nahuel G., de 25 años, quien recibió balazos en una pierna y quedó internado con custodia ante el temor de que reciba un nuevo intento de homicidio por ser el único testigo del hecho.

 

Marcela Díaz, al igual que su hermano Ariel "Tubi" Segovia, era una aliada al clan de los Camino, la banda que hasta su muerte lideró Roberto "Pimpi" Camino, ex jefe de la barra brava de Newell's Old Boys.

Segovia se encuentra detenido acusado de instigar tres crímenes en 2016. Uno de sus blancos era Lautaro Funes, pero el autor de los disparos confundió a su víctima y mató a un inocente, un albañil que iba por la calle junto a su esposa y su hijo de seis años.

El pasado domingo, el asesinato de Ulises Funes, integrante de la familia que está enfrentada a la de Alexis Camino, envalentonó a dos de sus líderes, que prometieron a través de sus redes sociales que van a dejar "filas de muertos".

 

Lautaro "Lamparita" Funes, detenido en la cárcel de Piñero acusado de cometer 14 delitos entre diciembre de 2015 y mayo del año pasado, escribió en su cuenta de Facebook: "Se piensan que me quebraron matando a mi hermano. Saben que tengo ganas de salir a matar, que tengo más que antes. No saben que la guerra no terminó. La guerra va a terminar cuando los mate a todos, hasta la generación más chica. O me matan a mí. Estoy fuerte y de pie. Este año me voy y a ustedes les falta más. Hermano, sabés que a tu muerte la voy a vengar y después que pague como tenga que pagar, no me importa, pero me la van a pagar. Siempre te voy a recordar, gordito".

La ciudad santafesina tuvo un comienzo de 2018 signado por la violencia narco. En solo 48 horas se cometieron siete homicidios. Además, el 1 de enero, Jorge Funes, padre de Alan, fue baleado en la localidad de Alvear.

Los Funes y los Camino, dos clanes familiares conocidos en Rosario hace tiempo, hasta ahora operaban bajo la sombra de "Los Monos". Ambos quieren controlar el negocio y mantienen una guerra desde hace más de tres años para obtenerlo. Sus enfrentamientos dejaron un saldo de al menos 20 asesinatos.

 

fuente infobae

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.