De juez estrella, a magistrado estrellado. Así se pueden sintetizar los casi siete años en los que Raúl Juan Reynoso estuvo a cargo del juzgado federal de Orán, y hoy afronta un juicio oral y público que lo tiene como cabeza de una asociación ilícita que, a cambio de dinero y dádivas, favorecía con resoluciones judiciales a narcotraficantes presos.