Henry P., nacido en Perú, tenía lo nuevo y lo mejor. Sus clientes visitaban frecuentemente sus presuntos depósitos en la villa 21-24 de Barracas y su anillo interno, la Villa Zavaleta, para llevarse bultos de CDs y DVDs copiados ilegalmente y luego venderlos en la feria La Salada en Lomas de Zamora, precisamente en cinco locales del sector de Punta Mogotes, de los cuales Henry era el proveedor exclusivo.