Video inédito del doble crimen de Unicenter: 33 segundos camino a la muerte

Policiales
Lectura

Todo pasa a partir de las 19:56:25. En ese momento exacto, las imágenes de la cámara de seguridad del estacionamiento del Unicenter muestran tres figuras, una de ellas vestida con una

campera clara, caminando desde la puerta del shopping hacia las filas de autos estacionados en el sector G del playón. Esas personas son los colombianos Héctor Edilson Duque Ceballos (35 años, alias “Monoteto”, el que va de claro); Jorge Alexander Quintero Gartner (36) y Julián Andrés Jiménez Jaramillo. Unos 30 segundos después, sólo Jaramillo quedaría vivo.

La imagen es de mala calidad, y por eso sobre ella trabajaron varios departamentos periciales (Policía bonaerense, Gendarmería y Prefectura), como también una productora especializada en restauración de materiales audiovisuales.

El resultado logrado -difundido ahora por Clarín por primera vez desde que sucedió el conmocionante caso- fue modesto, pero aun así para la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado -que procesó a los acusados- resultó clave para complementar la declaración de los testigos.

La secuencia del ataque dura apenas 33 segundos. A las 19:56:25 entran en escena los colombianos que comienzan a caminar hacia su Volkswagen Vento color azul oscuro. El auto había sido estacionado en la tercera fila, en segundo lugar contando de izquierda a derecha.

A las 19:56:37 se ve que mientras Jaramillo y Gartner van hacia el Vento, “Monoteto” sigue caminando por afuera unos metros más y se apoya en un auto de la fila siguiente. Según testigos, estaba hablando por celular.

A las 19:57:00 las luces del Vento se prenden. Para algunos fue una señal de Jaramillo a los sicarios para que comenzaran el ataque. Según declaró en su momento el único sobreviviente (hoy prófugo), tuvo que encender el auto para hacer marcha atrás porque el Vento había quedado muy apretado y “Monoteto” no podía subir.

El traslado de uno de los detenidos por el doble crimen de Unicenter. Foto Luciano Thieberger

El traslado de uno de los detenidos por el doble crimen de Unicenter. Foto Luciano Thieberger

Es en ese momento cuando aparece la moto de contramano con los dos sicarios y uno se baja para fusilar a Duque y Quintero Gartner, ambos paramilitares y narcos colombianos. En la filmación, la moto apenas es una sombra que se adivina más que verse. Primero cae Quintero Gartner, luego Duque Ceballos.

Segundos después del ataque, unas personas que iban caminando detrás del grupo salen corriendo y un auto oscuro abandona el lugar con las luces apagadas. Al final de la filmación se ve una moto saliendo del predio, pero no sería la de los sicarios. Ese auto oscuro es señalado como al que luego de los disparos se subieron los hombres de apoyo que iban caminando detrás de las victimas.

Secuencias anteriores mostrarían a este mismo coche oscuro cambiando de lugar varias veces dentro del estacionamiento a medida que se desocupaban espacios cerca del Vento de las víctimas. El objetivo: estar lo más cerca posible del auto de los colombianos.

A un promedio de dos audiencias por semana, el juicio oral por el doble crimen de Unicenter va revelando detalles de una investigación compleja que estuvo a punto de quedar en la nada y que, finalmente -10 años después del hecho-, permitió sentar en el banquillo a cinco acusados, tres de ellos barrabravas, como “El Uruguayo” Richard William Laluz Fernández.

El video de la cámara de seguridad de Unicenter fue una de las perlitas de las primeras tres semanas de debate. La otra fue la declaración de Marcelo Clamis, un oficial de Inteligencia de Gendarmería que trabajó tanto en el caso de Unicenter como en el del Triple Crimen de General Rodríguez, ocurrido poco después.

Clamis aportó pistas interesantes como el dato de que el “bolsero” conectado con los teléfonos celulares de Unicenter había sido el mismo que el que rastrearon en el Triple Crimen de General Rodríguez. También recordó cómo llamadas de ambos casos se relacionaba con una empresa llamada Madero Office, ubicada en Puerto Madero, de la que nunca pudieron obtener datos y que también aparece conectada con los hermanos Eduardo y Gustavo Juliá.

Richard William Laluz Fernández, alias El Uruguayo, juzgado por el doble crimen en el shopping Unicenter. Foto Luciano Thieberger

Richard William Laluz Fernández, alias El Uruguayo, juzgado por el doble crimen en el shopping Unicenter. Foto Luciano Thieberger

“Pasaron cosas extrañas. Pedíamos sábanas de comunicaciones relacionadas con Madero Office y de un mismo periodo nos llegaban distintas informaciones o cosas imposibles como un teléfono conectándose en el Conurbano y en Córdoba con unos minutos de diferencia”, declaró Clamis, quien, ante las preguntas del fiscal Marcelo García Berro, sostuvo que algunos de esos errores parecían “intencionales”.

Pero lo que quedó claro en la audiencia del pasado jueves fue que Clamis había sido el origen de un informe reservado elevado a Diego Grau (primer fiscal del caso) en 2009. En ese documento, de apenas una carilla y apenas cinco puntos, se sostiene que dos de los acusados, Víctor Hugo Ovejero Olmedo (alias “Pelado”) y Jorge Daniel Moreyra (alias “El Zurdo”) cobraron un millón y medio de pesos cada uno por el doble crimen (algo así como medio millón de dólares en aquella época).

Los acusados del doble crimen en el shopping Unicenter, esquivos ante las fotos en el juicio. Foto Luciano Thieberger

Los acusados del doble crimen en el shopping Unicenter, esquivos ante las fotos en el juicio. Foto Luciano Thieberger

Cuánto cobraron los sicarios

“Asimismo, también se realizaron comentarios sobre la persona de Martín Magallanes, alias ‘El Gordo’, sobre quien dijeron que entre lo ocurrido en el Unicenter y el Triple Crimen de General Rodríguez se habría hecho de una suma de cinco millones de pesos”, dice el informe que en su momento se atribuyó a “una reunión de información en base a tareas de inteligencia realizadas en circunstancias de participar en un almuerzo con gente perteneciente a la barra de Boca”.

El jueves último, frente a los jueces del Tribunal Oral Federal N° 1 de San Martín, Clamis contó que, en realidad, toda esta información llegó a él por casualidad: “Estábamos con mi esposa en un asado con padres de chicos de fútbol, en el club Comunicaciones, y uno de esos padres era de la barra de Boca y contó lo que luego puse en el informe”.

Peritos en la escena del doble crimen de Unicenter

Peritos en la escena del doble crimen de Unicenter

Ese “padre” fue llevado en su momento a declarar ante el fiscal y lo hizo bajo reserva de identidad. Es uno de los cinco testigos secretos que el 3 de agosto próximo declararán en el juicio, luego de la feria judicial.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.