La lujosa vida del carnicero acusado de organizar fiestas electrónicas para vender droga

Policiales
Lectura

Había montado una productora de eventos. Le secuestraron un BMW y una lancha. 

En la semana atendía su carnicería y granja en el barrio porteño de Monte Castro. Sus clientes lo veían en la caja con su caniche y ninguno habrá imaginado que terminaría acusado de organizar fiestas electrónicas para vender droga. Ese negocio le habría permitido comprar vehículos de alta gama y una lancha.

La investigación comenzó el 19 de marzo. Ese día, el comerciante de 30 años fue detenido cerca de un boliche con pastillas de éxtasis, un frasco inhalante de popper y algunos cigarrillos de marihuana. Lo liberaron casi de inmediato, pero la causa siguió abierta.

La lujosa vida del carnicero acusado de organizar fiestas electrónicas para vender droga

El comerciante fue detenido tras un allanamiento en su local.

Los investigadores determinaron que el detenido había montado una productora, con la que organizaba fiestas electrónicas con DJ's locales e internacionales. Alquilaba boliches, salones, bares o lo que sirviera para llevar adelante eventos difundidos de boca en boca.

Según descubrieron, usaba Facebook e Instagram para difundirlas y convocar a los seguidores. También grupos de Telegram o WhatsApp para los habitué. El sistema era para un público específico: primero compraban la entrada y, poco antes de la fecha, recibían coordenadas del lugar y la hora de la cita.

Las entradas de las fiestas costaban entre 400 y 500 pesos. La última estaba organizada para el viernes, con un DJ holandés al que le habrían pagado 2.500 dólares por su performance. Para ese momento el comerciante ya estaba detenido.

Sin embargo, para los investigadores de la Dirección de Narcocriminalidad de la Policía de la Ciudad su verdadero negocio no estaría en la venta de las entradas. Tampoco en la comercialización de cortes de carne o presas de pollo en su local de Lope de Vega al 1800. Su mayor fuente de ingreso, explicaron voceros del caso, estaría en la venta de drogas durante los eventos que organizaba.

La lujosa vida del carnicero acusado de organizar fiestas electrónicas para vender droga

La lancha que había comprado y mostraba en sus redes sociales.

La investigación incluyó agentes de encubierto que asistieron a las fiestas, vieron se cómo vendían pastillas de éxtasis y filmaron todo con cámaras ocultas.

Para que la maquinaria fiesta-música-pastillas funcionara, el acusado tenía un equipo de “RRPP” que vendían las entradas. La otra pata de la organización eran los dealers que comercializaban éxtasis, lsd y ketamina en cada uno de los eventos. Fuentes policiales indicaron que “pagaba cada pastilla 80 pesos y las vendía a 300”.

El viernes allanaron una casa de Versalles y la carnicería del acusado. Descubrieron así que, gracias a su negocio, en los últimos meses había comprado un auto BMW, una lancha y una moto de alta cilindrada.

El imputado quedó detenido por orden del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°6, a cargo de Rodolfo Canicoba Corral.

En los allanamientos realizados en su casa y en su carnicería, secuestraron casi $ 9.000, otros 6.000 pesos chilenos, 200 entradas para la fiesta del viernes, un cuaderno con anotaciones de las fiestas, 72 pastillas de éxtasis, 250 gramos de marihuana, un frasco de popper y un sobre con cristales de MDMA.

fuente clarín

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.