Filmado, arrestado dos veces en el mismo día y libre: el fiscal no encontró "pruebas"

Inseguridad
Lectura

Dos veces en cinco horas, en el mismo lugar y por el mismo delito detuvieron a Jonathan B. (24) en Lanús mientras estaba desarmando un auto pieza por pieza. La insólita escena quedó registrada por las cámaras de seguridad municipales, que grabaron cómo desguazaba un Fiat Duna en la mitad de la calle junto a un grupo de personas. Lo más increíble de todo fue que dos veces en un día fue detenido y dos veces en un día quedó en libertad por orden de un fiscal. Ahora intentan encontrar las pruebas de que el auto era robado.

 

La situación ocurrió en villa Caraza, Lanús, en medio de cuestionamientos a la orden judicial de dejar a los implicados en libertad. Según la versión policial, a las 4.20 recibieron el primer alerta desde el centro de monitoreo municipal: las cámaras filmaban cómo dos personas desarmaban un coche en plena calle. Por eso intervino personal de la comisaría 5° de Villa Diamante con dos patrulleros.

Al llegar, encontraron a Néstor E. (32) y a Jonathan B. (24) sacándole las piezas a un Fiat Duna rojo en el cruce de las calles 17 de Octubre y José León Suárez. “Cuando notan la presencia policial, intentan escapar. Por eso se los reduce y se los traslada a la comisaría. Al cruzar los datos en el sistema, uno de ellos tenía un pedido de ‘localización’ por una causa”, explicaron fuentes de la Bonaerense.

Como la patente del auto que desarmaban no tenía pedido de secuestro visible ni denuncia de robo, los notificaron de la apertura de una causa por “averiguación de ilícito”, a cargo de la UFI N°13 de Lomas de Zamora, que conduce César Lucero. La sospecha es que se trataba de un auto robado, pero para comprobarlo había que esperar a incautar el vehículo y peritar los números de chasis y motor para chequearlos.

Así fue como los dos se fueron de la comisaría poco antes de las 8 de la mañana. Al mayor de los acusados, Néstor E. (32), que tenía un pedido de localización de la fiscalía N°12 “se le informó de una audiencia pendiente para el 28 de agosto por una causa de 2006, por robo de automotor, y se tomaron los datos para ubicarlo”, detallaron las mismas fuentes.

Lo insólito es que dos horas después de abandonar la comisaría, el otro detenido, Jonathan B. decidió volver al lugar donde había sido arrestado para, junto a otras seis personas, para seguir desarmando el mismo Fiat Duna como si nada hubiera ocurrido.

Tanto era el interés por sacar los componentes del auto lo antes posible que entre cuatro lo voltearon para terminar de desarmar el chasis, todo mientras eran filmados por las mismas cámaras de seguridad que antes, a plena luz del día y delante de los vecinos. En un Ford Fiesta Kinetic, que apareció en escena con el baúl abierto, guardaron parte de los restos y siguieron con su tarea.

Al ver esas imágenes en el centro de monitoreo, nuevamente enviaron un alerta a la comisaría, al Comando de Patrullas y a la Policía Local para que fueran a la misma esquina de 17 de Octubre y José León Suárez. “Primero creyeron que se trataba de otro auto, pero era el mismo Fiat Duna.

Al ver a la Policía en el lugar de nuevo todos intentaron escapar, pero los efectivos capturaron a siete hombres”, informaron fuentes policiales a Clarín. Mientras pretendían trasladar a los detenidos a la comisaría, gente del lugar empezó a agredir a los agentes para evitar que se los llevaran, tirándoles piedras a los patrulleros.

Rompieron el vidrio de uno de los móviles, desde donde respondieron con balazos de goma hasta que lograron salir del barrio, ubicado justo al lado de Villa Acuba, una zona caliente de Lanús.

No habían pasado cuatro horas desde la primera detención cuando los siete hombres llegaron a la comisaría por desguazar el mismo vehículo. Entre ellos estaba Jonathan B. , uno de los dos arrestados originales. En pocos minutos, todos estaban libres. Jonathan B., por segunda vez en el mismo día.

La Policía señaló que la decisión de liberarlos fue nuevamente de la Fiscalía N°13 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Lucero.

En los tribunales de Lomas de Zamora discuten la versión de la Bonaerense y advierten que fueron “notificados de los hechos a las 12.30 del mediodía por primera vez” y justifican la decisión de dejarlos en libertad porque “no se hallaron pruebas” de que estaban cometiendo un delito.

“La Policía no ha identificado al dueño del vehículo. Con esa información continuará la investigación. No quedaron detenidos porque no había elementos para probar que estaban cometiendo un ilícito”, dijeron a Clarín en la UFI N°13.

Ayer, al cierre de esta edición, a pesar de la controversia, la Policía todavía no había podido comprobar el número del motor ni trasladar el auto para hacer las pericias porque “no consiguieron una grúa que lo pudiera llevar a la dependencia”. Ayer a la tarde el Duna, prueba de los hechos, seguía abandonado en la misma esquina sin que se supiera a quién pertenece ni que le hicieran pruebas para determinar cómo llegó ahí ni si se usó para cometer un delito.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.