Cristina Kirchner llega a las elecciones del 22 de octubre al borde de enfrentar un megajuicio: el juez Julián Ercolini la citó a prestar declaración indagatoria por lavado de dinero y, casi en simultáneo, su colega Sebastián Casanello la vinculó por primera vez con los millones de dólares que fluyeron por la financiera La Rosadita, y la mandó a investigar por las obras públicas que beneficiaron a Lázaro Báez.

El caso Odebrecht impactó en uno de los flancos más sensibles de Jorge "Corcho" Rodríguez: su abultado patrimonio. El juez federal Sebastián Casanello dictó la inhibición general de sus bienes, en la causa que investiga las dos plantas potabilizadoras de AySA. El empresario está sospechado de haber sido intermediario de las coimas que la gigante brasileña le pagó a los funcionarios del ex Ministerio de Planificación.

Con una ejecución de deuda fiscal y habiendo dejado atrás una intimación por desalojo, Florencia Kirchner seguirá sin cobrar su sueldo como directora de Los Sauces SA, la inmobiliaria familiar investigada por lavado de dinero. La decisión la tomó el juez Claudio Bonadio, al considerar “insuficiente” la respuesta de la hija de la ex Presidenta sobre su rol en la empresa: “es directora sin funciones asignadas, sin carga horario y con domicilio en Buenos Aires”.

La confirmación de la negociación secreta de Timerman en Aleppo en sede judicial complica sustancialmente la situación judicial y política del ex canciller y de la ex presidenta Cristina Kirchner en la causa por encubrimiento que denunció Nisman antes de morir en enero del 2015.