Los números que arrojan las vidrieras son elocuentes. Cuando comenzó la gestión de Mauricio Macri, en diciembre de 2015, había 297 negocios vacíos en las las principales arterias comerciales porteñas (Corrientes, Córdoba, Florida, Pueyrredón, Cabildo, Santa Fe, Rivadavia y Avellaneda). A fines de 2016, sin embargo, esa cifra creció hasta los 354 locales, pero en diciembre del año pasado cayó a 162 unidades. En total, eso implica una reducción superior al 44% en la administración Cambiemos.

El lunes será un día movido en la Ciudad. Mientras ingresa a la Legislatura porteña el proyecto de nuevo Código Urbanístico (CU), Horacio Rodríguez Larreta firmará un decreto para frenar los permisos para la construcción de nuevos edificios que tengan más de 12 pisos para permitir que, mientras se debaten los cambios en la Cámara, nadie aproveche a presentar nuevas obras.

Ni una cucaracha circula por el departamento de Roberto Molinari, de 56 años, en Villa Crespo. Así que cuando esta mañana el fumigador toque su timbre para cumplir con el control mensual de plagas fijado por el consorcio, él le abrirá la puerta sin titubeos: su experiencia con el sistema es muy positiva.

Hace dos años, en marzo de 2016, el Banco Central (BCRA) ampliaba la oferta de créditos hipotecarios lanzando al mercado los créditos hipotecarios en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA). Esta unidad de medida, recordemos, equivale a la milésima parte del costo promedio de construcción de un metro cuadrado testigo y se actualiza diariamente por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), basado en el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Las obras comenzarán en agosto. El traslado de la cárcel de Devoto al complejo penitenciario de Marcos Paz despertó el interés de los desarrolladores por una zona que tenían en el olvido. Si bien los trabajos del nuevo establecimiento que albergará a los 1811 detenidos demandarán dos años, promete el desarrollo de una zona de ese barrio en el que aún queda mucho por recuperar. Hay casas tomadas, lo que genera que las propiedades aledañas hoy se vendan al 50 por ciento de su valor de mercado.