Tasa fija, mixta o en UVA: los créditos hipotecarios para cada opción

Real Estate
Lectura

Quien esté pensando en sacar un crédito hipotecario para comprar una propiedad debe saber que hay distintas alternativas según sea en UVA, a tasa fija o mixta. Entrá acá y compará las opciones de los principales bancos.

 

Créditos en UVA

Son créditos cuyas cuotas se ajustan por inflación a través de una unidad de medida llamada Unidad de Valor Adquisitivo (o UVA). Es decir, el crédito (y por lo tanto la cuota) no se toma en pesos, sino en UVA, y el precio de la UVA varía según la inflación. Son la vedette entre los créditos hipotecarios y en agosto representan el 83% del total de este tipo de préstamos.

Por ejemplo: un crédito de US$ 160.000 o $ 2,8 millones, serían 142.200 UVA, tomando el valor de UVA a $19,68 de mediados de agosto. Con una tasa del 4% y un plazo de 20 años, en total serían 240 cuotas a 860 UVA cada una. Eso daría una cuota inicial de $ 17.200, pero dentro de 3 años y con una inflación moderada, esas 860 UVA podrían terminar valiendo $ 24.000.

Pero, ¿qué pasa con lo que resta de pagar? Después de tres años el monto pendiente baja en UVA pero puede aumentar su valor en pesos, ya que sube el valor de la UVA. Es decir, el sada bajaría a 127.900 UVA, que serían unos $ 3,6 millones (siguiendo el mismo escenario de inflación moderada).

Créditos en pesos con tasa fija

En estos créditos, la tasa se mantiene fija y todas sus cuotas tienen el mismo valor. Pero no están ajustadas a inflación, por eso la tasa es más alta. Depende de cada banco, pero se suele ubicar entre el 17% y 29%.

Siguiendo el ejemplo anterior, para un préstamo de US$ 160.000, es decir $ 2,8 millones, con una tasa de 17% y un plazo de 20 años, las 240 cuotas tendrán un valor de $ 41.000 cada una.

Créditos en pesos con tasa mixta

Por otro lado están los créditos de tasa mixta. Es decir, la tasa es fija durante un período determinado (que puede ser de 3 a 10 años, según cada banco) y luego comienza a variar. La tasa fija suele ser de 16% a 23%, según cada banco.

Con el ejemplo de los $ 2,8 millones a 20 años, y una tasa fija de 16% los primeros 3 años, las primeras cuotas serán todas iguales y con un valor aproximado de $ 38.900. Luego la tasa comienza a variar y la cuota aumenta.

En este caso, lo que faltará pagar después de los primeros tres años, es de $ 2,7 millones. Es decir, un valor menor que el inicial en pesos.