¿Quién quedó en los camarines?

Ernesto Bobek Cáceres
Lectura



Los spots publicitarios de este último aparecieron como los más contundentes ya que ametrallaban con propuestas de lo que todos queremos escuchar. Propuestas inviables ya que no nos dicen cómo ni con qué va a efectivizar las reformas que postula; sin mayoría en el congreso y sin presupuesto ni reservas.
 
De ahí que independientemente de su pasado kirchnerista -que hasta hace dudar a muchos de sus verdaderas intenciones-, quien no comulgue con las formas del FPV debiera sobradamente saber que votándolo favorece a CFK y a su séquito variopinto.
 
 Resumiendo, Massa no llega al balotaje y sus propuestas representan puro voluntarismo sin respaldo concreto. Tienen la misma seriedad que corneta de plástico y papel picado en un tedeum. 
Scioli es el obligado candidato del oficialismo -otro no sumaba o no estaría allí-, y no las tiene todas consigo. Está condicionado por todos los sectores, grietas y repliegues del peronismo, kirchnerismo, cristinismo y camporismo. Ya sabemos que se va a acostar, levantar, comer y hasta respirar solo cuando se lo ordenen.
 
Scioli es el único que pudo tolerar durante años chanzas, retos y agravios de la presidente sin darse media vuelta y desaparecer. ¿Qué se puede esperar de Scioli presidente? Básicamente la profundización del “modelo”: Amañar el Congreso; seguir colonizando la Justicia para tener jueces que no investiguen o dilaten hasta la prescripción;  fiscales que no apelen fallos absurdos ni cuando tienen obligación de hacerlo; proseguir con el festival del gasto público inútil y prebendario; incrementar la pobreza; fomentar la destrucción de la educación; ocultar el crecimiento  exponencial del narcotráfico. La suma de estos componentes hará aún más eclosión en la ya vapuleada economía, con lo cual nos sumaremos a la “elite” de los 5 países de mayor inflación en el mundo. 
 
De las declaraciones recientes de funcionarios del FPV surge nítidamente que ese es el camino y destino. Nos caímos del mundo. Nos peleamos con todos. Terminaremos financiados solo por China y Rusia, hasta que no tengan cómo recuperar a tasas fabulosas y entonces ni ellos nos darán crédito. 
Queda entonces un solo candidato con posibilidades de revertir el daño ya producido y encausar al país por la senda del trabajo y del empleo, la educación y la salud como camino a la estabilidad, al crecimiento, y es Mauricio Macri. Macri tiene una ventaja sobre todos los demás postulantes. Con las mejoras reales y visibles en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde su gestión -y valga referir que  administrar adecuadamente la CABA no es tarea sencilla- puede demostrar que tiene equipos preparados para el enorme desafío que constituye tomar los destinos de un país en la situación comatosa en que lo han dejado postrado.
 
Para ver lo evidente  no necesitamos ser licenciados en economía, ciencias políticas o sociología. Todos cuantos nos interesamos por lo público y el bienestar del país y sus habitantes, seguramente tenemos ideas que consideramos superadoras de lo bueno, en el necesario intento de optimizar cualquier gestión. Limitados a los dos candidatos con chances, por autodefensa o instinto de supervivencia debiéramos darnos cuenta que tenemos solo dos opciones: República y estado de derecho o multiplicación del populismo que terminará con el país comenzando por los más necesitados.
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.