Caras y Karetas: Cambio no es Kambio

Ernesto Bobek Cáceres
Lectura

 

 

 


Es inevitable notar que la campaña de Cambiemos mantiene las propuestas formuladas desde sus orígenes, mucho antes del 25 de octubre, mientras la del FPV las va mutando por hora.

 

 

 

Resulta tragicómico que el oficialismo tras la victoria pírrica en la última elección haga alusiones a un Macri con careta ocultando siniestras intenciones. El FPV instaló a Scioli de candidato solo porque no tenía a nadie que midiera mejor. Pero ahora que soplan vientos de derrota van cambiando de libreto en busca del milagro. No lo van a hallar, ni siquiera ocultando en estos días a la presidente. Se sentirán los crujidos de reproches y el pase de facturas.

 

 

 

El eje de la campaña  del FPV hasta el 25 de octubre era la “continuidad”. Ahora corrieron el eje a un Kambio condicionado, o sea un cambio trucho. Nunca estuvo en los cálculos que  Scioli gobernara. Por algo le instalaron a Zannini de vice y hasta la tía Hebe aseveró que tenía que ganar Scioli, pero que no iba a decidir nada.

 

 

 

La usina de ideólogos del post kircherismo le erró fiero, básicamente porque son militantes a ultranza para quienes la racionalidad y la calidad de la vida de los argentinos son meras circunstancias no vinculantes. El rol del Estado es esencial en una República. Pero no lo es todo y menos se agota en sí mismo. Cuando el Estado asfixia y degrada a los ciudadanos moral y económicamente significa que cayó en las garras de un pésimo gobierno.

 

 

 

El agotamiento del “modelo” dejó gravísimas secuelas. No menos de 10 años desperdiciados cuando tuvimos la posibilidad de aprovechar la coyuntura mundial que nos beneficiaba. Corrupción, inexplicable enriquecimiento de funcionarios, corrupción, tren bala, corrupción, Boudou, corrupción, Jaime, corrupción, La Cámpora, corrupción, Justicia Legítima, corrupción, Lázaro Báez, corrupción, no radarización y falopa para todo$ y toda$. Demasiada corrupción.

 

 

 

Entonces no queda más remedio que decirle a Daniel Scioli que se subió al avión equivocado, además de aquel que en plena inundación de la provincia de Buenos Aires lo llevaba a Italia con motivos que nunca pudo justificar. ¿Por qué -fuera del circuito de los que cobran por militar o por no hacer nada- alguien lo votaría? 

 

 

 

Cambiemos, como partido enriquecido por lo mejor del radicalismo, el PRO  y otras fuerzas políticas, impulsa a Mauricio Macri como candidato a presidente. Puede exhibir una gestión exitosa en la CABA, distrito nada sencillo de gobernar. El metrobús, las monumentales obras que terminaron con las inundaciones en Belgrano y Núñez, la Policía Metropolitana, las mejoras en la higiene del espacio público, etc., etc. Y con una justicia propia tan independiente que en muchos casos ha fallado contra el gobierno. Pero se respetan los fallos y no se reemplazan funcionarios por conveniencias políticas ni se ponen otros “a medida” para “causas especiales”. Eso se llama Estado de Derecho, y acarrea la seguridad jurídica imprescindible para el desarrollo de cualquier sociedad organizada.

 

 

 

Como contracara, la provincia de Buenos Aires tiene todos los problemas y crueles dramas sociales derivados de una pésima o inexistente gestión. Está fundida, igual que el país. 12 años de populismo nunca son gratis. Y lo que nos anuncia Daniel Scioli es que todo se va a solucionar con la entrada de 20 mil millones de dólares provenientes de China y Brasil. Lo que no aclara es que son préstamos a pagar ni la tasa a pagar.

 

 

 

Tampoco dice que Brasil está atravesando uno de los momentos más críticos de su historia, tras el paso del huracán Lula-Dilma con “Petrolao” y varios funcionarios ya tras las rejas, lo que hace dudar de su capacidad de financiar nada. Podemos tener distintas opiniones de la política China, pero en algo debemos estar contestes: No son tontos y no nos darán nada sin un reaseguro que, manteniendo las políticas de los últimos años, no se puede garantizar.

 

 

 

Hace un año el 90 % de los analistas políticos afirmaban que Macri no tenía posibilidades a nivel nacional. “No mide”. También los sorprendió la performance arrasadora de María Eugenia Vidal. “¡Pongan a alguien de peso!”. Mal que le pese a muchos, el argentino vota informado y se cansó del saqueo, la inseguridad, la violencia, las promesas largamente incumplidas y de militante$ y militanta$. Se dio cuenta que si cambiamos, vivir mejor finalmente  dejará de ser una utopía.
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.

MAS NOTICIAS