Paola Moyano acompañan a su marido, Chiqui Tapia. Pablo y Hugo Moyano se dedicaron a parar el país. El alcance de la medida se vio en las calles. El que pudo, no trabajó y el que trabajó, no tuvo el mismo nivel de actividad que otros días porque en la calle no había nadie.