Esta semana mandarán las cartas a las compañías, ya que no pueden cobrarles a los individuos. Por ahora lo harán los bancos privados, mientras que los públicos lo están analizando. Afecta más a las cadenas mayoristas, los supermercados y las estaciones de servicio. Por Mariano Gorodisch