En tiempos del dominio inglés, miles de pioneros de Estados Unidos se agolpaban esperando el momento de huir al lejano Oeste. Cuenta la leyenda, que algunos de esos inmigrantes que llegaron