La suba de los precios al consumidor acumula 13 años en el rango de dos dígitos. Hay causas fiscales y monetarias, pero principalmente se debe a un fenómeno cultural de no aceptar poner las finanzas públicas en orden. Por José Luis Espert