El gran error, que ni los políticos se animan a aclarar, es que con este régimen no hay aportes que se contabilizan a una persona, porque difiere del sistema de ahorro individual. Por Roberto Cachanosky