Balcarce, venga para acá. ¡Sit Balcarce! Míreme bien a los ojos, Balcarce. Te lo digo clarito: te veo muy relajado, macho. No cancherees. Como dijo el filósofo paraguayo Chilavert, “tu no has ganado nada todavía”.Por Alejandro Borensztein