Decisiones con más condimento político que técnico y con eje en la clase media

Politica
Lectura

Uno de los motivos que empujaron los cambios de Mauricio Macri en el Gabinete quedó de manifiesto en el acto de presentación en la Casa Rosada. El movimiento hacia un mayor

peso en las decisiones de las consideraciones políticas sobre lo técnico -habrá que ver en qué grado, en un contexto de ajuste fiscal- se reflejó en tramos de los discursos del Presidente y también de Javier Iguacel y Dante Sica, en sus primeras palabras como ministros de Energía y Producción.

Si los próximos meses serán difíciles, como descontó Nicolás Dujovne, la estrategia apuntará a contener el impacto en la imagen y en lo posible recuperarla luego de la fuerte caída desde diciembre. El Presidente se dirigió a la clase media para augurarle “oportunidades” y los flamantes funcionarios hablaron de “cuidar” a los usuarios y a las pymes.

Los Ministros de Energía, Javier Iguacel y de Producción, Dante Sica, en el Salón Blanco de Casa de Gobierno. Foto: Luciano Thieberger.

Los Ministros de Energía, Javier Iguacel y de Producción, Dante Sica, en el Salón Blanco de Casa de Gobierno. Foto: Luciano Thieberger.

Macri llevó lo que el Gobierno celebró como buenas noticias -la confirmación del stand by del FMI y la condición de mercado emergente de Morgan Stanley- al intento de generar expectativa en las franjas determinantes en sus triunfos electorales de 2015 y 2017.

“Significa más herramientas para que más gente pueda invertir y eso significa más trabajo, más trabajo, más trabajo (sic) para los argentinos, que ése es el camino del progreso, de derrotar la pobreza y de que generemos oportunidades distintas para nuestra clase media”, remarcó el Presidente en el Salón Blanco, antes de pasar a la jura de los nuevos ministros.

El cambio en la ponderación del Gobierno en esa amplia franja de la sociedad generó preocupación en la Casa Rosada, desde la sanción de la reforma previsional con momentos de caída y otros de meseta. "Muchos de clase media son los que hacen esfuerzos adicionales y los que tienen más difícil la evaluación de la gestión, sobre todo la clase media baja”, decía un alto funcionario ya en abril, antes de la crisis cambiaria con traslado a precios que impactará en el poder adquisitivo, preocupado por superar el “estigma” de un Gobierno a favor de los ricos, instalado desde que arrancó la administración.

Las declaraciones de Iguacel, aun previsibles para un funcionario que asume con el objetivo de renovar la expectativa, también reflejaron el objetivo de los cambios. “Vamos a defender el bolsillo de la gente", "nuestro objetivo es que lo que pagan por energía cada vez pese menos en el bolsillo de los argentinos", “que sean tarifas competitivas y que los usuarios puedan pagarlas”, acumuló Iguacel frases que no pronunciaba Juan José Aranguren, con la orden de renegociar con las empresas para moderar el impacto de la devaluación.

Sica aseguró que tendrá como objetivo una economía “mucho más integrada” entre todos los sectores y que pondrá “el foco y una especial atención a las pymes, que son las grandes generadoras de empleo y a quien tenemos que acompañar".

Era un reclamo del ala política del Gobierno y de los socios de Cambiemos. Estas señales acaso funcionen como un adelanto del discurso y algunas decisiones ya con la mirada en la puja electoral de 2019, aun durante la “aceleración” del ajuste fiscal.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.