Los Moyano avanzan en un frente con los K, los piqueteros y las CTA contra el Gobierno

Politica
Lectura

El hijo del camionero tuvo contactos con Máximo Kirchner para armar una nueva "corriente federal" que sume a sectores opositores. Así, los Moyano se distanciarían de la CGT. Por Nicolás Wiñazki

 

 

El acercamiento entre los Moyano y los Kirchner incluye un plan para intentar diseñar una nueva conducción gremial que tome el poder vacante de una CGT ya fracturada tras la pelea entre los Moyano y la Casa Rosada. El secretario general del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, negocia con el jefe de La Cámpora y principal consejero de la senadora nacional por Buenos Aires Cristina Fernández, el diputado por Santa Cruz, Máximo Kirchner, la conformación de una nueva “corriente federal”de sindicatos para “defender a los trabajadores” en los últimos dos años de gestión de Cambiemos. Si esa estrategia continúa como la imaginan Moyano Pablo y Kirchner Máximo, los Camioneros abandonarían, al menos en los hechos, la Central General de Trabajadores (CGT). Un acontecimiento histórico pero que se daría, en principio, solo en la acción, y no en los papeles ante las normativas del Ministerio de Trabajo.

 

Los Kirchner y los Moyano fueron aliados acérrimos y enemigos acérrimos. Pero la coyuntura los volvió a unir. Los contactos entre Máximo y Pablo, como publicó Infobae, así lo demuestran. A él ayer mismo le preguntaron sobre esos contactos, pero no todo y dijo no conocerlo. De todos modos, el cristinismo marchará junto a Hugo Moyano en su movilización del 21 de febrero. La nueva “corriente federal” sindical sería una solución para todos los sectores gremiales y parte de las agrupaciones sociales que no pertenecerán jamás a la central obrera peronista, cuna de camioneros, el lugar desde el que los Moyano acrecentaron su poder, pero en el que ya no mandan. Quienes los acompañarían en este nuevo frente ligado a los K, serían nada más ni nada menos que las dos Centrales de Trabajadores Argentinos (CTA, en sus siglas en singular), una conducida por el históricamente cristinista Hugo Yasky; y la otra por Pablo Miceli. También se sumarían el secretario general de los bancarios, Sergio Palazzo, radical pero afín a los Kirchner y aliado de Moyano.

Los Moyano avanzan en un frente con los K, los piqueteros y las CTA contra el Gobierno

Pablo Moyano se saluda con Yasky y Miceli de la CTA, que ses sumarían al nuevo frente.

Y el secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de la Capital Federal, Daniel Catalano, un dirigente muy combativo contra el Gobierno de Macri, y también afín a los Kirchner.

 

Los Moyano y Yasky juntos: una nueva era se abre en el sindicalismo nacional.

La ​conformación de este frente emularía al MTA, el frente que Hugo Moyano armó en los '90 para oponerse al Gobierno de Carlos Menem y lo configuró como un dirigente sindical de peso. De hecho, el domingo, Pablo Moyano habló del armado del nuevo frente gremial con referencias al MTA. "Adentro de Azopardo o afuera no se descarta reflotar el MTA, con dirigentes de la CTA y algunos compañeros de la izquierda. En la CTA hay dirigentes que siempre estuvieron en la calle. (Juan) Grabois es un compañero que está cerca de los trabajadores, lo conocí hace 20 días. Se puede armar una mesa sindical importante", avanzó. 

Los Moyano avanzan en un frente con los K, los piqueteros y las CTA contra el Gobierno

Pablo Moyano con Roberto Baradel, Rubén "Pollo" Sobrero, Hugo Yasky y Pablo Miceli, entre otros dirigentes.

En público, la marcha del 21 es convocada por motivos más nobles, como “el deterioro social y general del país”. Aunque se esconde la defensa de los Moyano por los avances de las causas judiciales. Los investigan por los negocios entre compañías de la familia Moyano y el gremio Camioneros, por lavado de dinero en el club Independiente y por giros sospechosos de la empresa de Correo Oca a cuentas del sindicato de Camioneros.

En ese escenario, los secretarios generales de la CGT peronista usaron como excusa el acercamiento de Moyano a los K para no acompañarlo. Quienes sí caminarán junto al camionero son las dos CTA; el dirigente social y líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Social (CTEP), Juan Gabrois; además de partidos de izquierda y movimientos sociales, como Barrios de Pie.

 

Pablo Moyano es el más directo de los miembros de su familia, y tal vez el primero que demostró la bronca que existe en su padre con los sindicatos de la CGT que se “bajaron” de la movilización del 21. La lengua de Pablo es rápida como solía ser la de su padre Hugo, pero siempre más brutal. Al contrario de Hugo o de su medio hermano Facundo, no usa alegorías, ni parábolas. De los gremios de la CGT que no acompañarán la marcha organizada por su padre para el 21 de febrero dijo: “Son todos cagones”.

En medio de esa pelea con los sindicatos peronistas que “abandonaron” a Camioneros en su pelea con el Gobierno, el gremio de los Moyano intenta ahora rearmarse para “pelear” la calle con los K.

 

Las negociaciones para formar una nueva "corrientes federal" se iniciaron en la nueva sede porteña de La Cámpora, sobre la calle Cerrito 32. Es un edificio donde tienen oficinas todos los jefes de La Cámpora, incluido, Máximo Kirchner, y hasta un tercer piso destinado a una parrilla.

El gen del nuevo frente autónomo de la CGT quizás haya motorizado a Juan Carlos Schmid, del gremio Dragado y Balizamiento, a admitir en público que su propia conducción ya no existía: “El triunvirato entró en una crisis profunda, es un ciclo agotado”, dijo Schmid que es quien representa a Moyano en el triunvirato, hoy a punto de quebrarse.

 

¿Schmid habló por que sí? ¿O hizo de vocero de las ideas de Hugo Moyano?

 

La historia de los vaivenes en el mundo sindical peronista hace pensar que, a pesar de sus vaivenes, sus jefes no suelen hablar de poder, o de despoder, solo por azar.

 

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.