Ricardo Miller, el "Lázaro Báez" de Scioli: le alquilaba una posada sin clientes y le prestaba sus helicópteros

Politica
Lectura

El empresario recibió decenas de obras publicas durante la gestión del ex gobernador aunque integraba su círculo íntimo. Investigan un sistema de retornos similar al del Alto Calafate

El 11 de noviembre pasado, festejó su cumpleaños número 60 en La Posada Multiespacios, un lujoso complejo de eventos construido sobre terrenos que pertenecían a Daniel Scioli, al borde del río Luján. El festejo estuvo a la altura de un empresario ligado al poder. "Miller es Scioli, era parte de la mesa chica", coinciden media docena de fuentes consultadas por Infobae. Se trata de Ricardo Estanislao Miller, alias "El Petiso", un empresario que recibió decenas de obras públicas durante la gestión del ex gobernador. Al mismo tiempo, era inquilino de Scioli: le alquilaba el terreno de 41.000 m2, que terminó comprando en USD 3.850.000. La Justicia acaba de comprobar que ese lugar no se usaba. En realidad, se abría solo para eventos familiares, como el cumpleaños de Miller, a quienes muchos apodan el "Lázaro Báez" de Scioli.

La Posada de Miller fue allanada hace diez días. Durante el procedimiento, un empleado declaró que el lugar siempre estar vacío. "Se hicieron apenas cuatro eventos en todo este tiempo y siempre de la familia Miller", dijo ese testigo ante la Policía, tal como reveló este sitio. El empleado, que cumplía la función de sereno, tiene un cargo en la empresa Miller Building. Otro dato llamativo.

"Es el manual del lavado de dinero", admite una fuente de la investigación sobre la maniobra descubierta. Por ahora, igualmente, se investigan otros tres delitos: negociaciones incompatibles con la función pública, defraudación y peculado.

 
La Posada se define como un espacio elegante, sofisticado y versátil, conectado con la belleza y la tranquilidad de la naturaleza.
La Posada se define como un espacio elegante, sofisticado y versátil, conectado con la belleza y la tranquilidad de la naturaleza.
 

Por este terreno, Miller le pagaba $1 millón por año a la empresa Capanone, la inmobiliaria en la que Scioli tiene el 99% de las acciones. El contrato -por un plazo de cinco años- ya está en poder del fiscal Álvaro Garganta, que investiga este hecho dentro de la megacausa contra la gestión del ex gobernador y otros ex funcionarios bonaerenses a partir de una denuncia de la diputada Elisa Carrió.

Mientras era su inquilino, Scioli le otorgó a Miller decenas de obras en la Provincia. Sus empresas construyeron la mayoría de los centros de atención primaria de salud, más conocidos como UPA. También recibieron obras en el Puerto de La Plata, en la Obra Social del Servicio Penitenciario Bonaerense y hasta en la Autopista del Buen Ayre. Una montaña de dinero.

El fiscal Garganta ya comenzó a relevar, junto a su equipo, los montos abonados y el estado actual de cada una de las obras.

"Miller es el Lázaro Báez de Scioli. Recibía obras millonarias, al mismo tiempo le pagaba un alquiler de una posada que nadie usaba", admite una fuente que conoce el circulo rojo de Scioli.

 
La Posada ofrece dos grandes salones y más de nueve salas para eventos sociales
La Posada ofrece dos grandes salones y más de nueve salas para eventos sociales

Pese a que le generaba pérdidas, en enero de este año Miller decidió comprar los terrenos donde funciona La Posada. Por un total de 41.000 m2, que eran parte de Villa La Ñata, se pagaron US$ 3.850.000, más de 60 millones de pesos al cambio de esa fecha, un monto muy superior al que había informado Scioli en su declaración de bienes. La operación puso en alerta a la Justicia y a la Unidad de Información Financiera (UIF).

"Miller estaba en las reuniones cerradas. Tenía mucha relación con Alberto Pérez (procesado por esta causa) y era del círculo más íntimo de Scioli. Siempre que había que construir algo lo llamaban a él. También lo asesoraba en las obras en marcha. Miller es Scioli", cuenta un hombre que transitó esos años cerca del ex gobernador.

La relación era tan estrecha que Scioli viajaba, hasta hace pocos días, en los helicópteros de Miller, dueño de dos Robinson 44. El piloto, casi siempre, era Leonardo Ornas, ex director de Aeronáutica del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires. Cumplió esa función hasta 2013, cuando Alejandro Granados decidió echarlo por incompetente y en su lugar puso al comisario Alejandro Marcon. "En ese momento había solo dos helicópteros de la Policía en funciones, luego pasamos a diez", explicó un ex funcionario.

Ornas siguió al lado de Scioli, a quien había conocido durante la campaña electoral de 2007, cuando fue electo gobernador. Ahora pilotea el helicóptero de un importante empresario y traslada al ex gobernador en las aeronaves de Miller. Otra vez se cierra el círculo.

fuente infobae

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.