Dos o tres puntitos para un lado o para el otro serán sólo una fugaz alegría. Por Alejandro Borensztein