Se llama Ksenia Sobchak y es “la Paris Hilton rusa”: Asegura que desafiara a Putin en las próximas elecciones

Internacionales
Lectura

La hija del mentor de Putin, apodada “la Paris Hilton rusa”, anuncia que optará a las presidenciales en Rusia. Mientras tanto, se levantan voces que aseguran es una treta del mismisimo Putin

 

 

Representaba la vida alegre moscovita, la de esa parte de Rusia que se lo pasaba a lo grande. Ksenia Sobchak era parte del famoseo y, dada la estrecha relación de su familia con el presidente Vladímir Putin, parte también de la clase política. Durante años coleccionó pretendientes, admiradores y muchas, muchas fotografías en revistas del corazón y masculinas. Pero en el 2012 algo cambió. Se unió a la oposición extraparlamentaria rusa, la que salió a la calle y le montó a Putin las mayores protestas desde que el jefe del Kremlin llegó al poder.

 

La pequeña Ksiusha, periodista, actriz, presentadora de televisión y licenciada en Relaciones Internacionales, se había hecho mayor. Su padre, Anatoli Sobchak, el primer alcalde elegido democráticamente en San Petersburgo, fue mentor de Putin en los años noventa. Así que su posicionamiento político contra el Kremlin supuso toda una sor­presa .

 

 

Hoy, con 35 años y convertida en una estrella de la televisión, Ksenia Sobchak vuelve a sorprender. Ha anunciado su intención de presentar su candidatura a las elecciones presidenciales del 2018 en una maniobra que ha provocado resquemor en las filas de la oposición, especialmente entre aquellos que prefieren un candidato de consenso y que este sea el cruzado anticorrupción Alexéi Navalni, hoy inhabilitado por una condena por fraude que él asegura fabricada para apartarle. Sobchak se presenta como “una candidata contra todos”, e intentará concentrar el apoyo de quienes rechazan el control del sistema y la corrupción. “Voy a participar en las elecciones no como candidata, sino como portavoz para esos que no pueden ser candidatos”, escribió en una carta publicada el miércoles por el diario Védomosti. “Estoy preparada para criticar el sistema existente”. El siguiente paso será reunir 300.000 firmas de apoyo por todo el país.

 

Más que candidata, “seré portavoz de quienes no pueden ser candidatos”, ha dicho Ksenia Sobchak

Pero después poco tiene que hacer contra Putin esta famosa it-girl, que se ganó a pulso el apodo de “la Paris Hilton rusa”. Tras el papel couché y su salto a la política, Ksenia Sobchak ha hecho carrera en televisión y se ha convertido en una estrella como presentadora de programas de telerrealidad, incluida la versión rusa de Gran Hermano. De momento, sólo una cara conocida que hará más llevadera una campaña electoral con resultados absolutamente predecibles. Y es que nadie duda de que Vladímir Putin, con más de un 80 % de popularidad, ganará de calle. Una encuesta del Centro Levada daba a Sobchak el mes pasado un 0,4 % de apoyo.

 

De hecho, hasta hace poco la propia Sobchak descartaba la idea. En una entrevista en la revista Glamor Magazine, admitía que los rumores eran una especie de broma y un “proyecto artístico de alto nivel”.

 

Y no son pocos los que coinciden en que esto podría ser una “locura”. El politólogo Konstantín Kalachov cree que la idea no fue suya. “En cualquier caso, va a causar mucha atención y ocupar parte de la agenda”, ha apuntado en Pravda.ru.

 

Algunos políticos liberales, como el ex diputado Dimitri Gudkov, le han dado su apoyo. Pero la mayoría lo consideran un error y la acusan de hacer el juego al Kremlin y convertirse en un candidato de papel.

 

Resquemor en la oposición liberal, desde donde acusan a ‘Ksiusha’ de hacerle el juego al Kremlin

Grigori Yavlinski, fundador del partido Yábloko, ha criticado que el papel reservado a Sobchak sea el de distraer y dar la oportunidad al Kremlin de presentar las elecciones como competidas. Yavlinski la ha comparado con el multimillonario Mijaíl Prójorov, que fue candidato en el 2012. Putin logró un 64% de los votos; Prójorov, un 8%. “Es la misma trampa, ¿vamos a caer en ella otra vez?”, ha tecleado en Twitter.

Navalni, que cumple 20 días de arresto por convocar a protestas ilegales contra el Kremlin, ha dicho que la candidatura de Sobchak sería parte de un “juego repulsivo del Kremlin llamado ‘Dejemos que un liberal ridículo vaya a las elecciones para distraer la atención”.

 

El Kremlin negó ayer a través de su portavoz, Dimitri Peskov, haber tenido nada que ver en la decisión que ha tomado Sobchak. Sobchak ha prometido pedir que se permita participar en las elecciones a Navalni. Si el Kremlin le permite ser candidato, ella consideraría retirarse, ha dicho. Contribuye a este escepticismo el hecho de que hace varias semanas Ksenia Sobchak y Putin mantuvieran una reunión. El encuentro, concertado por la madre de Ksenia, la senadora Ludmila Nárusova, tuvo lugar para filmar a Putin para una película que la periodista está realizando sobre su padre, fallecido en el año 2000.

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.