El Trump de República Checa, otro populista que amenaza con dividir más a Europa

Union Europea
Lectura

El multimillonario y antisistema Andrej Babis, favorito para triunfar hoy

Se llama Andrej Babis, tiene 63 años, es más rico que Donald Trump y desde hace meses se ha transformado en una de las pesadillas de Europa . Todo depende de los electores de República Checa , que hoy podrían decidir en las urnas que ese empresario, populista y euroescéptico, sea su próximo primer ministro.

"Versión checa de Trump", para la revista Forbes; " Berlusconi checo ", según los tabloides de su propio país, Babis es -ante todo- un magnate de la agroalimentación, la química y los medios, al que los sondeos pronosticaron el 30,9% de intenciones de voto para las elecciones legislativas de ayer y hoy en ese país de Europa central.

Hasta hoy nada parece detener el fulminante ascenso de ese hombre, dueño de la segunda fortuna de su país, estimada en 4100 millones de euros. Ni siquiera sus contradicciones.

Enriquecido gracias a las privatizaciones del poscomunismo, Babis debe su éxito popular a un discurso antisistema y anticorrupción.

A imagen y semejanza del presidente de Estados Unidos y del ex premier italiano, se presenta como alguien que sabrá dirigir su país gracias a la experiencia que adquirió a la cabeza de un conglomerado de sociedades.

Sus promesas de aplicar una política "más limpia" -resumidas en el simple eslogan de "las cosas irán mejor"- consiguieron convencer a los electores checos, hartos del nivel de corrupción de su país que sería, según Transparencia Internacional, peor que Botswana.

Babis entró en política en 2012 con su movimiento de extrema derecha Acción para los Ciudadanos Insatisfechos (ANO, siglas que también significan "sí" en checo). En las legislativas de 2013 provocó la sorpresa al convertirse en el segundo bloque del Parlamento.

En 2014 fue nombrado ministro de Finanzas y vicepresidente del gobierno de coalición con el partido socialdemócrata. Un año más tarde, durante la crisis griega, se "destacó" lanzando un llamado a expulsar a Grecia de la zona euro. Pero ni siquiera esos cuatro años de coalición con la centroizquierda ni su agitada gestión consiguieron desdibujar su imagen de antiapparatchik.

La alianza se fracturó en la primavera boreal, al mismo tiempo que se disparaba la popularidad de ANO.

"Babisconi" -como lo apodan sus rivales- fue investigado por evasión fiscal, perdió su inmunidad parlamentaria y fue revocado como ministro de Finanzas. Este mes fue inculpado por malversación de subsidios de la Unión Europea (UE), cargos que -según él- forman parte de una maniobra política.

"Los demás partidos están tratando de sacar a Babis del terreno político. Pero hasta ahora no ha dado resultados", afirma Pavel Fischer, director del instituto de sondeos e investigación Stem, de Praga. Por su parte, el presidente checo Milos Zeman, populista que mantiene estrechos lazos con Moscú, afirmó que si Babis gana las elecciones, lo nombrará primer ministro, aun si estuviera detrás de las rejas.

Magnate de los medios

Pero nada de todo eso parece opacar la estrella de ANO. Un fenómeno que se explica en gran medida por el control del oligarca sobre los medios de comunicación checos. Babis es dueño o controla los dos principales diarios del país, que generalmente alaban sus esfuerzos y denigran a sus adversarios. También posee una popular radio y una red de televisión.

"Su poder es inmenso", reconoce Otto Eibl, politólogo en la Universidad Masaryk de Brno.

Para Europa, esta nueva amenaza populista resulta inquietante. Después de un año de peligrosas elecciones -en Gran Bretaña, Holanda, Francia, Alemania y el fin de semana pasado en Austria-, el resultado de los comicios checos será un indicio de qué tan profunda es la fisura entre las prósperas naciones democráticas del Oeste y los países cada vez más autoritarios del este del bloque.

Es verdad, el populismo y el nacionalismo han ganado terreno en los grandes países del Oeste. Pero en el Este, el resentimiento contra Bruselas y la resistencia a la inmigración ayudaron a llevar esos partidos al poder en países como Polonia y Hungría. República Checa podría ser el próximo en la lista.

Nadie sabe por el momento si Andrej Babis -a pesar de sus múltiples intereses financieros- podría llegar a ser igual de antiliberal que Viktor Orban, el primer ministro populista de Hungría, o como Jaroslaw Kaczynski, líder del gobernante partido de extrema derecha de Polonia.

En caso de victoria, el magnate checo prometió abolir el Senado y reducir en forma drástica la Cámara de Diputados: la mejor manera de dirigirse hacia un sistema de poder unipersonal.

fuente lanacion

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.