Israel aprovecha la llegada de Trump para construir 566 nuevas viviendas en Jerusalén Este

Medio Oriente
Lectura

Los permisos de construcción estaban parados debido a las tensas relaciones entre el ejecutivo de Netanyahu y Barack Obama

 

 

 

El Ayuntamiento de Jerusalén aprobó definitivamente este domingo la construcción de 566 nuevas viviendas en Jerusalén oriental, parte anexionada por Israel tras la guerra de 1967. Los permisos de edificación se habían suspendido durante los últimos meses de la administración Obama.

 

“Hemos pasado por ocho años difíciles con Obama presionando para congelar la construcción”, dijo el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat. “Espero que la era haya terminado y ahora podemos construir y desarrollar Jerusalén para el bienestar de sus residentes, judíos y árabes por igual”, añadió Barkat. El teniente de alcalde Meir Turjeman, quien dirige el comité, dijo que se planean otras 11.000 casas en Jerusalén oriental. Dijo que espera obtener los planes aprobados para el final del año y comenzar la construcción en los próximos dos o tres años.

A su vez, los ministros que representan la línea más dura del gabinete mantienen su presión al gobierno para anexionarse Maale Adumin, una de las tres colonias más importantes de Cisjordania, con más de 35.000 habitantes.

El cambio de gobierno en EE.UU., un factor a explotar

Ambas acciones coinciden con la llegada al poder de Donald Trump, que ha envalentonado a los ultranacionalistas israelíes. Después de ocho años de tensas relaciones con el presidente Barack Obama, el primer ministro Benjamin Netanyahu ha expresado su convencimiento de que al país le espera una nueva era marcada por las estrechas relaciones con Estados Unidos bajo el gobierno de Trump. De hecho, ambos mandatarios tienen previsto hablar por teléfono más tarde el domingo.

En su reunión semanal del gabinete, Netanyahu agradeció a Trump su amistad y su promesa en su discurso inaugural de combatir a los militantes islámicos radicales. El primer ministro israelí explicó que en su conversación con el presidente estadounidense discutirían el conflicto entre Israel y Palestina, la situación en Siria y la amenaza iraní, entre otros temas.

No obstante, las figuras más duras del gobierno israelí no se conforman y exigen llevar las anexiones un paso más allá teniendo en cuenta la aquiescencia de Trump a la construcción de más asentamientos israelíes.

El ministro de Educación, Naftali Bennett, líder del Partido de los Hogares Judíos pro-colonos, presionaba al gobierno para respaldar la legislación que anexaría Maaleh Adumim, un asentamiento de Cisjordania al este de Jerusalén. También instó a Netanyahu a abandonar su posición declarada en favor de un estado palestino junto a Israel.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." alt="Netanyahu ha defendido siempre las políticas expansivas de su país" />
Netanyahu ha defendido siempre las políticas expansivas de su país (Ronen Zvulun / AP)

Netanyahu, un partidario de los asentamientos desde hace mucho tiempo, ha sido cauteloso sobre su expansión ante la fuerte oposición de los Estados Unidos y otros aliados occidentales. Con Trump señalando una línea mucho más suave hacia las ocupaciones, el ala dura israelí considera que ya no hay ninguna razón para mostrar la moderación. Así lo expresó Bennet en su cuenta de Twitter.”Por primera vez en 50 años, el primer ministro puede decidir: soberanía o Palestina”, aseguraba en su mensaje.

Un funcionario del Partido del Hogar Judío aseguró que Netanyahu ha instado a Bennett a poner su propuesta en suspenso a la espera de emprender las conversaciones con el nuevo ejecutivo de EE.UU., ya que los funcionarios del gobierno de Trump le habrían pedido que no autorizase ninguna acción importante sin la coordinación apropiada.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." alt="Naftali Bennett representa el ala más dura de las políticas de ocupación de Israel" />
Naftali Bennett representa el ala más dura de las políticas de ocupación de Israel (Ronen Zvulun / Reuters)

El funcionario, que se mantiene en el anonimato al no estar autorizado para hablar sobre las negociaciones, dijo que los funcionarios del Hogar Judío eran escépticos de las afirmaciones de Netanyahu y que seguirían presionando al gobierno para que aprobara la medida de anexión. La oficina de Netanyahu declinó hacer comentarios.

De llevarse a cabo los planes expansionistas, se produciría un choque importante con los palestinos y el resto de la comunidad internacional, que considera que los asentamientos son ilegales. Los palestinos exigen recuperar toda la Ribera Occidental y Jerusalén Oriental - áreas ocupadas por Israel durante la guerra de 1967 en Medio Oriente - para un futuro estado independiente. En este sentido, la anexión de Maaleh Adumim supondría un escollo insalvable para las negociaciones de paz,

De la tensión con Obama, a las afinidad con Trump

Israel se enfrentó con frecuencia a Obama por la construcción en las zonas que ocupó en la guerra de 1967. El mes pasado la Casa Blanca, en un gesto que evidenció las diferencias, permitió que el Consejo de Seguridad aprobara una resolución condenando los asentamientos como ilegales.

Sin embargo, Trump ha señalado que tomará un enfoque mucho más amable con Israel. El embajador del nuevo presidente estadounidense en Israel tiene estrechos vínculos con los asentamientos judíos de Cisjordania, al igual que la fundación de la familia del yerno de Trump, Jared Kushner. Los registros de impuestos muestran que el magnate también donó dinero a un seminario judío en un asentamiento.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." alt="Un palestino protesta ante la llegada de Trump y lo que supone para Palestina" />
Un palestino protesta ante la llegada de Trump y lo que supone para Palestina (Abbas Momani / AFP)

En una señal de los tiempos cambiantes, una delegación de los líderes de los colonos de Cisjordania fue invitada por los funcionarios del nuevo gobierno de EE.UU. a asistir a la inauguración. A diferencia de otros asentamientos en Cisjordania, Israel anexó Jerusalén oriental y considera sus barrios partes inseparables de su capital pese a que la anexión no es reconocida internacionalmente.

Netanyahu considera que los judíos han estado en estas áreas durante siglos y que su presencia no socava las perspectivas de paz. Por su parte, Nabil Abu Rdeneh, portavoz del presidente palestino, Mahmoud Abbas, condenó los planes de construcción y pidió a los Estados Unidos que actuaran. “Es hora de dejar de tratar con Israel como un estado por encima de la ley”, dijo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." alt="Un hombre israelí pasa ante un graffiti con la imagen de Theodor Hertzl, ideólogo del sionismo político, en Jerusalem" />
Un hombre israelí pasa ante un graffiti con la imagen de Theodor Hertzl, ideólogo del sionismo político, en Jerusalem (Menahem Kahana / AFP)
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS