El Estado Islámico asesinó brutalmente a un grupo de iraquies que intentaba huir del horror yihadista. Entre las víctimas hay una familia entera de cuatro personas y un predicador que afirmó que Abu Bakr al Baghdadi estaba muerto. Los terroristas ya habían asesinado de esta forma a un piloto jordano (foto)