Rusia celebra las elecciones que darán a Putin su cuarto mandato presidencial

Internacionales
Lectura

Con la victoria en el bolsillo desde el minuto cero, el único adversario de Putin es la abstención

 

Las elecciones presidenciales de Rusia , probablemente las últimas de la era Putin, echaron a andar con la apertura de los colegios electorales en las regiones más orientales del país, Kamchatka y Yakutia. En el país más extenso del planeta, con once usos horarios, allí eran las ocho de la mañana del 18 de marzo, las once de la noche del sábado en Moscú y las nueve del mismo día en España.

 

Aunque son ocho los candidatos que concurren a estas elecciones, el resultado está cantado desde el primer minuto de partido. Nadie duda de que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, renovará mandato al frente del Kremlin. Impulsado por el sentimiento patriota que el poder ha fomentado al tiempo que empeoraban las relaciones internacionales con los países occidentales, su popularidad se ha disparado en los últimos años por encima del 80% y en la última encuesta electoral (publicada el pasado lunes) el Centro de Estudios para la Opinion Publica (VTsIOM, en sus siglas en ruso) le otorgaba una intención de voto del 69%.

 

Los conflictos diplomáticos han fortalecido al líder ruso

 

El choque de trenes con los países occidentales no ha hecho más que fortalecer al líder ruso. La crisis ucraniana y la anexión de la península de Crimea, la campaña rusa en Siria y las acusaciones de interferir en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos son varios de los conflictos que han llevado las relaciones de Moscú y Occidente a un nivel que ya empieza a llamarse “segunda guerra fría”.

 

El último desencuentro se ha producido en plena campaña electoral rusa, cuando el pasado 4 de marzo el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yullia fueron envenenados en Salisbury (Reino Unido) con un potente agente nervioso paralizante. El Gobierno británico ha señalado al Kremlin como responsable de lo ocurrido y esta semana expulsó a 23 diplomáticos rusos de Londres. Moscú respondió este sábado ordenando la salida de territorio ruso de los correspondientes 23 diplomáticos británicos, además de cerrar el British Council y el consulado general británico en San Petersburgo.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." alt="Estos militares rusos votan en las elecciones presidenciales rusas en San Petersburgo" />

Estos militares rusos votan en las elecciones presidenciales rusas en San Petersburgo (Dmitri Lovetsky / AP)

En el poder desde que el presidente Borís Yeltsin le nombrara primer ministro en 1999, Vladímir Putin ganó sus primeras elecciones presidenciales al año siguiente. Ha dirigido Rusia desde entonces, como presidente entre 2000 a 2008, luego primer ministro hasta 2012 y otra vez presidente desde entonces. Ese intercambio de cargos se debe a que la Constitución de la Federación Rusa impide al presidente estar en ese puesto más de dos mandatos seguidos. En 2008 llegó a un acuerdo con Dimitri Medvédev para que éste se presentara a las presidenciales y luego nombrara jefe del Gobierno a Putin. Tras las elecciones de este 18 de marzo, Vladímir Putin logrará su cuarto mandato presidencial y podrá seguir siendo jefe de Estado hasta el año 2024. De momento, hoy es el líder ruso que más tiempo ha estado en el poder desde el dictador soviético Iósif Stalin.

 

Según dijo en una reciente entrevista con la cadena de televisión estadounidense NBC, no tiene intención de cambiar la Constitución. Eso significa que él y su equipo tendrán que preparar el terreno en los próximos seis años para un sucesor. Y al contrario que Medvédev, parece que será definitivo porque en 2024 Putin tendrá 72 años y no parece probable que vuelva a presentarse de nuevo tras otro periodo de espera.

 

Putin ha dicho que no cambiará la Constitución para seguir en el Kremlin más allá del año, cuando cumplirá 72 años de edad

 

Los 109 de rusos que están llamados a ir este domingo a los colegios electorales tienen que marcar el nombre de su favorito en una papeleta que lleva también otros siete nombres. A Pável Grudinin (del Partido Comunista de Rusia) los sondeos lo colocaban en segundo lugar con un 7% de los votos, seguido del el ultranacionalista populista Vladímir Zhirinovski (Partido Liberal-Demócrata). El resto de candidatos difícilmente superaría el 2%: la periodista y presentadora de televisión Ksenia Sobchak (Iniciativa Ciudadana), Grigori Yavlinski (Yábloko), Serguéi Baburin (Unión de los Pueblos de Rusia), Borís Titov (Partido del Crecimiento), y Maxim Suraikin (Comunistas de Rusia).

 

Las voces críticas con el sistema político ruso señalan, sin embargo, que en esta lista falta al menos un nombre, el del abogado, bloguero y activista anticorrupción Alexéi Navalni. Condenado en varios procesos por fraude que él y sus seguidores consideran fabricados por le poder para apartarle de la política, las leyes rusas le inhabilitaban para optar a cargo público. Aun así, durante el año pasado se puso en campaña y organizó una campaña para llegar a las principales ciudades del país. La Comisión Electoral Central terminó confirmando su inhabilitación.

 

El opositor Alexéi Navalni, inhabilitado para participar en las elecciones, ha pedido a sus seguidores el boicot a los comicios

 

A Navalni se le ve con buenos ojos en los países occidentales, pero tiene menos apoyos en Rusia. Sin embargo, en el pasado ha demostrado capacidad de liderazgo y convocatoria. En 2011 y 2012 se puso al frente de las manifestaciones contra los resultados de las elecciones legislativas y contra la vuelta de Putin a la presidencia. Un año después concurrió a las elecciones a la alcaldía de Moscú. Sin acceso a la televisión y los medios estatales, se daba por hecho su derrota, pero con una campaña barrio a barrio y fomentando el contacto con los electores logró un 27% de los votos y estuvo a punto de forzar una segunda vuelta contra el candidato del Kremlin, el actual alcalde Serguéi Sobianin, que superó por poco el 50% necesario.

 

Navalni afronta este 18 de marzo pidiendo a sus seguidores que boicoteen las elecciones y no vayan a votar. Aun así, asegura haber desplegado en los colegios electorales de todo el país más de 20.000 observadores que vigilarán y denunciarán irregularidades en la votación.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." alt="El líder opositor ruso y bloguero anticorrupción Alexei Navalni llama al boicot en las elecciones" />

El líder opositor ruso y bloguero anticorrupción Alexei Navalni llama al boicot en las elecciones (Reuters / Anton Belitskiy)

Otro partido de la oposición extraparlamentaria rusa, el Partido de la Libertad del Pueblo (PARNAS), ha apostado por un boicot activo y ha pedido que se vaya a votar pero se escriba un mensaje en la papeleta, de forma que se considere voto nulo.

 

Con la victoria desde hace mucho tiempo en el bolsillo, el único enemigo al que tiene que derrotar Vladímir Putin en esta jornada es la abstención. De hecho, el mensaje del líder ruso el último día de campaña no se dirigió contra sus teóricos adversarios, sino que fue un llamamiento para ir a votar. “El rumbo que tome el país depende de la voluntad popular, de la voluntad de cada ciudadano de Rusia. A quién votar, cómo ejercer el derecho de elegir libremente, es una decisión personal de cada ciudadano. Pero si se elude esta decisión, esta elección clave, determinante, se hará sin tener en cuenta vuestra opinión”, dijo en un vídeo de campaña difundido el pasado viernes.

 

Ninguno de los siete adversarios de Putin lograría más del 10% de los votos, según las encuestas

 

Su equipo de campaña tenía como objetivo lograr un resultado redondo de “70-70”, es decir, un 70 % de votos para Putin y un 70 % de participación. De este modo, no quedaría duda del apoyo y legitimidad del presidente de Rusia.

 

fuente lavanguardia

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.