La vida del argentino que juega en el mismo equipo de Angola en el que estuvo Rivaldo

Deportes
Lectura

Franco Calero, delantero rosarino de 29 años, está acostumbrado a armar y desarmar valijas en el recorrido de su aventura futbolística por el mundo. Jugó en Sudamérica, en Europa y en

Asia. Sin embargo, su actual destino sorprende: es el único argentino en Angola, en el sur del continente africano. Un país que jugó sólo el Mundial de Alemania 2006, donde perdió 1-0 ante Portugal y empató 1-1 con México y 0-0 con Irán.

En esa nación viste la camiseta de Kabuscorp, club que debutó en la Primera División de su país en 2008 y que tiene dos títulos: la Girabola (Liga) de 2013 y la Supercopa de 2014.

Y que fue el penúltimo equipo en el que jugó el brasileño Vítor Borba Ferreita Gomes. Sí, el mismísimo Rivaldo, campeón mundial en 2002 y medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

Franco Calero, con un compañero de equipo en Kabuscorp, en Angola.

Franco Calero, con un compañero de equipo en Kabuscorp, en Angola.

"No dudé en ningún momento en venir a África. Mi llegada a Angola se dio cuando el director técnico portugués de Kabuscorp me llamó a comienzos de este año para ver si quería ser parte del equipo. Se comunicó directamente conmigo y como me interesó la propuesta, dejé las negociaciones en manos de mi representante, Evando Fonseca, y del agente Carlos Muñiz. Ellos negociaron la parte contractual con el club y cuando cerraron la operación, me lo comunicaron", le cuenta Calero a Clarín desde Luanda, capital angoleña.

"Después que aceptaron las condiciones y todos se pusieron de acuerdo, me pareció que venía a una liga competitiva. Y más cuando me enteré que Kabuscorp, el club que me contrataba, era donde jugó Rivaldo. Eso levantó mi interés", agrega a la distancia, satisfecho por haber tomado una decisión correcta.

Papu Gómez, el atrevido que no dejó de sonreír con la pelota, es ídolo en Atalanta y divierte con su baile solidario
Mirá también

Papu Gómez, el atrevido que no dejó de sonreír con la pelota, es ídolo en Atalanta y divierte con su baile solidario

Angola, ex colonia portuguesa, logró su independencia el 11 de noviembre de 1975 luego de un largo proceso de batallas y ataques contra los ocupantes europeos, para caer a continuación en otra extensa y sangrienta guerra civil.

Una vez normalizada la república y restablecida la paz, Angola comenzó a hallar estabilidad económica y política. Los yacimientos de petróleo y minerales aportan la mayor fuente de ingresos de esta nación africana.

Franco Calero, en un barrio residencial de Luanda, en Angola.

Franco Calero, en un barrio residencial de Luanda, en Angola.

Luanda, capital y ciudad de residencia de Calero, está recostada sobre el Océano Atlántico, cuenta con una población de 7 millones y medio de habitantes y su puerto es la principal puerta de salida para sus exportaciones.

-¿Cuál fue tu primera impresión de Angola como país?

-La verdad es que me sorprendió. Nunca pensé que me iba a encontrar con algo totalmente distinto a toda la pobreza que se escucha siempre que existe en África. Angola es un país normal y común como cualquiera de América del Sur. Es un país que tiene mucha riqueza en petróleo y en diamantes. Eso sí, el dinero está muy mal repartido, porque existen dos clases sociales bien marcadas: la muy pobre y la muy rica. Tenés lugares humildes y zonas de mucha riqueza. La simpleza de la gente me sorprendió gratamente.

Lucas Alario: "En Alemania no hay nada que me recuerde a Argentina y es un país en el que da gusto vivir"
Mirá también

Lucas Alario: "En Alemania no hay nada que me recuerde a Argentina y es un país en el que da gusto vivir"

-¿Luanda es un buen lugar para residir?

​-En el día a día, lo que veo en Luanda es muy similar a la parte céntrica de la Ciudad de Buenos Aires. Se ven las calles saturadas por el tránsito: realmente se hace muy complicado a la hora de querer moverte cuando es la hora pico. Sin exagerar, podés demorar hasta dos horas de espera para ir al entrenamiento o a un shopping.

Franco Calero, de paseo en una marina, en Luanda, Angola.

Franco Calero, de paseo en una marina, en Luanda, Angola.

-¿Cómo vive el futbolista?

-En el ambiente del fútbol se viven otras realidades, muy distintas al resto. Acá todo es color de rosa y el futbolista es tratado como un rey. Abunda el malgasto del dinero y no se vive la realidad. Te manejás en un ámbito donde la mayoría de las cosas son superficiales. Soy consciente de que no tendría que ser así, porque somos personas comunes y corrientes que hacemos lo mismo que todas las personas de este planeta. Por eso pienso que el trato que recibe el jugador en este país es exagerado. Creo que se puede deber a que Angola es un país muy futbolero y eso hace quizás que el futbolista reciba beneficios que el ciudadano común no tiene.

-¿Tenés contacto con argentinos?

-En dos ocasiones me llamaron de la Embajada argentina para asistir a eventos, pero lamentablemente no pude ir porque justo tenía que concentrar y jugar. Me hubiera gustado ir y conversar con ellos, más que nada sobre las características y la cultura de Angola. Seguramente hay mucho que no aún no conozco de este país.

"El Ruso" Rodríguez, desde Japón: "Extraño los asados, pero no el quilombo del fútbol argentino"
Mirá también

"El Ruso" Rodríguez, desde Japón: "Extraño los asados, pero no el quilombo del fútbol argentino"

-¿Qué te sorprendió en lo estrictamente futbolístico?

-Lo que más me sorprendió fue el nivel de los estadios. La mayoría de nuestros partidos los jugamos en el 11 de Noviembre, estadio mundialista con capacidad para 55.000 personas. Hay otros similares en Luanda y en la ciudad de Benguela. En cuanto al nivel futbolístico, realmente es bueno, porque se mezclan la garra de los africanos con la técnica de los brasileños y de los portugueses. Todos los equipos tienen como mínimo cinco refuerzos extranjeros, tanto de países africanos como de Brasil y de Portugal. Entonces la Liga combina fuerza, resistencia y técnica y realmente es competitiva.

Franco Calero, en la previa de un partido con Kabuscorp, en Angola.

Franco Calero, en la previa de un partido con Kabuscorp, en Angola.

-¿Cómo son los hinchas? ¿Demuestran pasión como en otros países?

-La hinchada de Kabuscorp lleva un promedio de 10.000 personas de visitante. Eso para algunos de mis compañeros es una presión. En cambio, a mí sinceramente me gusta mucho y no me siento presionado. Me gusta tener hinchas muy fanáticos y que se hagan sentir en todos los partidos como si fuese un ambiente de un Mundial. Es que están con las trompetas todo el tiempo, cantando y dándole colores y pasión a la tribuna. En lo personal, me siento apoyado y con el aval de los hinchas de mi equipo.

Danilo Rinaldi, titular en las Eliminatorias para San Marino y empleado de una fábrica de muebles
Mirá también

Danilo Rinaldi, titular en las Eliminatorias para San Marino y empleado de una fábrica de muebles

-¿Te hiciste tiempo para recorrer y conocer algún punto turístico?

-Sinceramente, no he salido a recorrer nada, porque el calendario ha estado complicado. Venimos jugando miércoles y sábados, difícilmente tenemos días libres y cuando los tengo descanso mucho para poder estar siempre al 100 por ciento. Le doy mucha importancia a la alimentación en base a una dieta de pollo a la plancha, pescados y verduras. También le dedico tiempo al descanso. Son las claves para poder recuperarte rápido después de jugar 90 minutos dos veces por semana. En el parate de la primera rueda, nos dieron solamente siete días libres y los aproveché para viajar a la Argentina y estar con mi familia. Se extraña, pero por suerte mi mujer Estefanía vendrá pronto. Gracias a ella, a mis viejos, a mis suegros y a mi hermana, que siempre me apoyaron, estoy disfrutando hacer lo que amo y me apasiona.

 

Franco Calero, en la entrada en calor para un partido con Kabuscorp, en Angola.

Franco Calero, en la entrada en calor para un partido con Kabuscorp, en Angola.

Un trotamundos del fútbol

Se formó en Newell's y llegó a la Primera División en 2004, a los 15 años. Su primera experiencia en el exterior fue en Uruguay, cedido a préstamo a Durazno FC, para luego jugar en el Ascenso para Argentino de Rosario y Estudiantes de Río Cuarto.

El periplo internacional de Franco Calero comenzó en Deportivo Aragón, Sariñena y Robres, en España; siguió en Alfonso Ugarte (Perú) y en PGS Kissamikos (Grecia); continuó en Medio Oriente para Al Ansar (Líbano) y Happoel Akko y Kiryat Shmona (Israel); y derivó en temporadas en Rangers de Chile y en Aucas de Ecuador.

Franco Calero, con la camiseta de Kabuscorp, en Angola.

Franco Calero, con la camiseta de Kabuscorp, en Angola.

"Gracias a Dios, el fútbol me dio la posibilidad de conocer muchos países y distintas culturas, como la árabe, la judía y la cristiana. A pesar de los defectos y las virtudes, todo cierra en lo mismo: somos todos iguales, sobre todo personas”, reflexiona.

Jugar en Medio Oriente fue muy particular. “Haber pasado por Israel me trae recuerdos bonitos porque me tocó jugar partidos de la Europa League y fue realmente una linda experiencia. Y cuando estuve en Líbano, me hicieron sentir muy cómodo porque ahí el argentino es muy querido”, cuenta Calero.

Mario Gómez: "En Asia tienen otra filosofía de vida, los estadios se llenan y van 50 mil personas a la cancha"
Mirá también

Mario Gómez: "En Asia tienen otra filosofía de vida, los estadios se llenan y van 50 mil personas a la cancha"

Claro que dondequiera que haya pasado, siempre ser futbolista argentino fue un plus. “En general en todas partes del mundo los futboleros nos quieren gracias a Messi, Agüero, Higuaín, Di María y tantos más. Son fanáticos de ellos y entonces ven un futbolista argentino y lo relacionan con esas grandes estrellas", explica.

Continuando con el balance de su extenso recorrido internacional, el delantero resalta: "En España, la experiencia fue buena para seguir sumando y creciendo. Lo mismo el paso por Grecia, Alemania y Suiza, que me trae buenos recuerdos".

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.